Ulrich Boenisch, el cirujano de Jesé, es el “Papa de la rodilla”

 

Rodrigo Zuleta

BERLÍN (EFE).- El ortopeda alemán Ulrich Boenisch, que operará al madridista Jesé de su lesión de ligamento cruzado, ha tenido que ver con pacientes destacados, entre ellos Bastian Schweinsteiger, Lukas Podolski y Sami Khedira, y ha terminado siendo conocido en Alemania como “el Papa de la rodilla”.

La forma como Boenisch llegó a la medicina es curiosa. Según el propio doctor le contó en una ocasión al diario “Schwabische Zeitung” cuando él tenía nueve años se partió una pierna jugando fútbol.

“Mi médico me explicó de manera precisa y comprensible lo que me había pasado”, explicó Boenische con lo que empezó a germinar el deseo de convertirse, como él dice, en “médico de huesos”.

A los 25 años, cuando se desempeñaba en el modesto FC Dingolfing, Boenische sufrió otra lesión, esta vez de tobillo, que le impidió seguir jugando fútbol.

Sin embargo, el hecho de haber padecido lesiones como futbolista hizo que en él creciera el deseo de trabajar con deportistas y con instituciones deportivas.

Durante sus estudios de medicina, Boenische viajó a EEUU e hizo prácticas en diversos hospitales. Entre los médicos con quienes trabajó estaba Richard Steadmann, uno de los grandes corifeos de las operaciones de rodilla.

Durante mucho tiempo, el jefe de los servicios médicos del FC Bayern, Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt, mandaba a los jugadores que sufrían lesiones graves de rodilla a EEUU para que los operara Steadmann.

De un tiempo para acá, Müller Woghlfahrt ha decidido ahorrar a sus jugadores el desgaste que implica ese desplazamiento que, en su opinión, se ha hecho superfluo, teniendo a Boenisch a pocos kilómetros de Múnich.

Boenisch asegura que cuando acomete la operación de una estrella deportiva no se pone especialmente nervioso. “Tras la anestesia todas las rodillas son iguales”, sostiene.

Lo que sí le molesta es que los clubes, en ocasiones, le pongan fecha a la recuperación de sus jugadores, como si esto se pudiera planificar.

“A la larga, la duración de una baja depende de la gravedad de la lesión y del proceso individual de recuperación”, explica Boenisch.

Ulrich es director médico de la clínica Hessingspark de Augsburgo y ha trabajado con diversos clubes como el FC Augsburgo o el FC Basilea de la liga o suiza.

También fue médico del equipo nacional de esquí de EEUU y de la Federación Alemana de Hockey.




Volver arriba