Siete clubes galos rechazan el acuerdo entre la LFP y el Mónaco

 

PARÍS (EFE).- Siete clubes franceses, entre ellos el París Saint-Germain, el Olympique de Marsella o el Girondins de Burdeos, anunciaron hoy que recurrirán el acuerdo alcanzado por la dirección de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) con el Mónaco, para contrarrestar las ventajas fiscales del Principado.

Esos clubes firmaron una carta destinada al resto de los miembros de la LFP en la que consideran “precipitado y poco transparente” el acuerdo anunciado el pasado día 24 y que prevé que el club del Principado pague 50 millones de euros para poder seguir compitiendo en Francia.

Ese era el precio fijado para, de un lado, levantar la obligación al Mónaco de fijar su sede social en Francia y tributar en ese país, y del otro, retirar el recurso contra esa decisión presentado ante el Consejo de Estado por la entidad del Principado.

El pacto fue presentado como una forma de acabar con un contencioso que duraba varios meses, desde que los clubes franceses consideraran que el Mónaco partía con ventaja dada la baja tasa impositiva del Principado.

La reacción de estos siete clubes, que no especifican que tipo de recurso presentarán, puede alargar la batalla.

Además del PSG, el Olympique y el Girondis, firman el correo el Lille, actual tercero de la liga francesa, el Montpellier, el Lorient y el Caen, estos dos en segunda división.

Los firmantes consideran que hay que “buscar una solución que tenga en cuenta los intereses del conjunto de los clubes y que preserve la equidad deportiva”.

Una situación que, según ellos, no se da si el Mónaco puede pagar salarios más elevados, ya que apenas paga impuestos.

Esta situación lleva produciéndose en la liga francesa desde 1919, pero hasta ahora el resto de los clubes se consideraban compensados por el hecho de que el Mónaco adquiría jugadores en Francia.

Pero desde hace unos años, con la llegada al club del Principado del multimillonario ruso Dmitry Ryboloviev con un proyecto de convertir al Mónaco en un grande de Europa, sus adquisiciones no se centran solo en suelo galo.

Por ello, el Consejo de Administración de la LFP decidió el pasado 21 de marzo que todos los equipos que disputaran su campeonato tuvieran su sede social en Francia.

Una decisión que iba dirigida al Mónaco, el único que no la tiene, y que perseguía que este equipo pagara los mismos impuestos que los demás.

Desde entonces, las discusiones encallaron y ambos amenazaron con acabar el contencioso en los tribunales, hasta que se anunció el acuerdo sobre los 50 millones.

Un pacto que ahora puede saltar por los aires con la decisión de estos siete clubes.




Volver arriba