Pizzi provoca un giro de 180 grados al Valencia

 

Alfonso Gil

VALENCIA (EFE).- El Valencia ha dado un giro de 180 grados de la mano de su nuevo entrenador, el hispano-argentino Juan Antonio Pizzi, que ha conseguido el equipo diera un paso adelante y que en los dos últimos encuentros haya unido a esa mejoría, las victorias que al principio se le resistían.

La victoria de hace una semana como visitante ante el líder Barcelona por 2-3 y la goleada (5-0) de este sábado ante un Betis que pretendía ratificar su reacción en Mestalla, suponen un golpe de moral para el equipo que ha añadido triunfos y goles a un fútbol mejor.

El Valencia taciturno y sin respuesta que deambulaba por el terreno de juego hasta el final del año pasado a las órdenes del serbio Miroslav Djukic se ha convertido en un equipo intenso y batallador, que siempre ha dado la cara desde la llegada de Pizzi.

De un plumazo, la afición ha olvidado a jugadores que hasta hace poco más de una semana eran habituales en las alineaciones del equipo como el mexicano Andrés Guardado, el colombiano Dorlan Pabón, Sergio Canales o el portugués Hélder Postiga.

Ni tan siquiera se ha recordado al argentino Éver Banega, un futbolista que durante el tiempo que ha pasado en el club de Mestalla, siempre se quedó un paso por detrás del lugar en el que se esperaba estuviera y que nunca estuvo cerca de ser el líder que algunos esperaban que fuera.

Pizzi ha revolucionado el vestuario y, con una plantilla que se ajusta más a su idea del juego, ha conseguido que el objetivo de clasificar al equipo para las competiciones europeas haya pasado de ser una quimera imposible a convertirse en una ilusión razonable.

A sus órdenes, el Valencia ha disputado una eliminatoria de Copa del Rey perdida ante el Atlético de Madrid en la que, especialmente en el encuentro de Mestalla, causó una buena impresión y seis partidos de Liga.

Olvidada la Copa, el Valencia ha ganado tres de los partidos de Liga disputados con el técnico hispano-argentino en el banquillo, ha empatado dos y ha perdido uno, con trece goles a favor y seis en contra.

Lo peor fue, sin duda, la segunda parte del único encuentro perdido. Fue por 2-1 en Vigo ante el Celta en un choque el Valencia ganaba por 0-1 al descanso.

Discreto se mostró el equipo ante el Espanyol en Mestalla (2-2), pero el resto de sus actuaciones han tenido aspectos positivos, tal y como ocurrió en su debut en casa ante el Levante (2-0) y en la igualada sin goles en Málaga.

Con todo, los dos últimos encuentros han marcado el giro en el Valencia con la victoria en el Camp Nou y la goleada ante el Betis, en la que Pizzi también ha mostrado las líneas maestras de su proyecto.

La columna vertebral del Valencia de Pizzi está compuesta por Diego Alves en la portería, Mathieu como central, Dani Parejo en el centro del campo y Paco Alcácer como goleador. Junto a ellos hay jugadores clave en el esquema del técnico entre los que destacan Bernat y Piatti por la banda izquierda y Feghouli en la derecha.

En el lateral derecho Barragán se ha convertido en una opción a Joao Pereira, mientras que Ricardo Costa cuenta con la alternativa de Senderos como central.

A la espera de comprobar la forma en la que ha llegado Keita, Javi Fuego es la opción para reemplazar al lesionado Oriol Romeu como centrocampista de contención y el chileno Eduardo Vargas apunta como segundo delantero en detrimento de Jonas.

El Valencia está todavía lejos de conseguir un ritmo de puntuación que le acerque a los puestos europeos, pero de la mano de Pizzi ha sumado once puntos, frente a los siete que sumó su predecesor Djukic en sus últimos seis choques ligueros como técnico del Valencia.




Volver arriba