Manchester City desaprovecha el tropiezo del Chelsea

LONDRES (EFE).— El Chelsea cayó hoy por sorpresa ante el Crystal Palace (1-0), uno de los equipos más débiles de la liga inglesa, y brindó al Manchster City una oportunidad de ponerse líder que los del chileno Manuel Pellegrini no supieron aprovechar, al empatar con el Arsenal en Londres (1-1).

El liderato de los “blues” sigue estando sin embargo en peligro, dado que el Liverpool, un punto por detrás, se lo podría arrebatar mañana si gana al Tottenham, mientras que el City, con solo dos puntos menos, tiene todavía dos partidos atrasados por disputar.

El Arsenal, al que los cinco puntos de desventaja respecto al primer puesto le parecen ya demasiados para presentarse como candidato al título, salvó gracias a un gol en el segundo tiempo del francés Mathieu Flamini un partido en el que una derrota habría supuesto un duro golpe para los de Arsène Wenger, que tan solo han gando dos de sus últimos siete encuentros.

Flamini arregló con su tanto el error que había cometido hace pocos días antes, cuando un gol suyo en propia puerta con el tiempo a punto de cumplirse condenó a su equipo al empate ante el Swansae (2-2).

El francés acabó además con una larga racha de 561 minutos en los que los “citizens” no habían concedido un gol en la Premier.

Esa regularidad les ha servido para convertirse en los máximos favoritos para conquistar el título, una condición que pensaban reforzar en esta jornada poniéndose líderes gracias al tropiezo del Chelsea.

El español David Silva había encarrilado el partido en el minuto 18 gracias a una jugada personal que comenzó con un balón perdido por Podolski en campo contrario.

Silva cruzó medio terreno de juego con el cuero pegado el pie para dejárselo finalmente a Dzeko, que entraba por la izquierda y descerrajó un tiro que se estrelló contra un poste de la portería de Szczesny.

Silva, sin embargo, había seguido corriendo y entraba por el centro del área, donde recogió el rebote y remató el 1-0, un resultado que parecía sentenciar el duelo hasta que Flamini echó por tierra esa ventaja.

El empate fue especialmente duro para los “citizens” porque sabían que el Chelsea había pinchado pocas horas antes frente al Crystal Palace, un equipo que lucha por huir del descenso y que nunca en su historia había ganado a un líder de la Premier.

El mérito de esa primera vez no se lo llevó un jugador del conjunto de Tony Pulis, sino el capitán de los “blues”, el inglés John Terry, que en un confuso salto dentro del área junto al galés Joe Ledley -a quien los visitantes le reclamaron mano- acabó cabeceando el balón a su propia red.

El Palace no quiso desaprovechar esa fortuna con la que se había encontrado y se encerró en su área hasta que se cumplió el minuto 90, cuando pudo celebrar una gesta que deja la cabeza de la Premier aún más apretada.

El portugués José Mourinho, que desde hace semanas insiste en que el City es el favorito para ganar la liga, dijo tras el partido que no cree que el Chelsea tenga opciones ya de disputarle el campeonato.

“Dependemos demasiado de otros resultados. Cuando dependes solo un poco, aún es posible, pero dependemos tanto que ya no creo que sea posible”, afirmó el luso, que durante la segunda vuelta ha insistido en que su objetivo es quedar entre los cuatro primeros.

Esa meta queda ya demasiado lejos en cambio para el Manchester United, que hoy, sin embargo, se dio a sí mismo algo de oxígeno al golear en Old Trafford al Aston Villa por 4-1.

Un doblete del inglés Wayne Rooney y otros dos goles del español Juan Mata y el mexicano Javier “Chicharito” Hernández sirvieron a los “diablos rojos” para remontar un temprano gol en contra y sumar tres puntos que acallan momentáneamente las críticas al técnico David Moyes.

El encuentro de hoy llegaba marcado por la iniciativa de un grupo de aficionados que contrataron una avioneta publicitaria para que sobrevolara Old Trafford con una pancarta contra Moyes.

“Wrong One. Moyes Out” (“Equivocado. Moyes fuera”), rezaban las grandes letras rojas de un anuncio que acabó teniendo el efecto contrario al esperado por sus creadores.

Cuando la avioneta pasó por encima del “Teatro de los sueños”, las gradas estallaron en abucheos hacia la aeronave y en un aplauso en apoyo del técnico escocés, que la próxima semana dirigirá al equipo en uno de los duelos más comprometidos de la temporada, la ida de los cuartos de final de la ‘Champions’ ante el Bayern Múnich.

 




Volver arriba