La ‘Champions’ de Sergio Ramos

LISBOA (EFE).— La espina que tenía clavada Sergio Ramos con la Liga de Campeones, el título con el que tanto soñaba y que siempre se le resistía desde su llegada al Real Madrid, se la quitó a lo grande, autor del tanto de la resurrección en el minuto 93 en una décima que ha liderado tras la exhibición de Múnich.

Era el minuto 93 de una final que se encaminaba hacia una derrota durísima por un error de Iker Casillas, cuando Sergio Ramos se elevó más que ningún rival para rematar el saque de esquina puesto por Luka Modric, y ajustar su testarazo al poste inalcanzable para la estirada del belga Thibout Courtois.

Una vez más, su raza salvaba al Real Madrid cuando estaba al borde del abismo, encaminado a la que se perfilaba como su cuarta derrota en una final de Copa de Europa. Situado de delantero centro, en esa demarcación en la que comenzó dando sus primeros pasos antes de ir retrasando su posición en el terreno de juego pero sin perder su amor por el gol.

Ramos, el defensa con alma de goleador, ha sido un futbolista clave en la conquista de la décima Copa de Europa para el madridismo. Su liderazgo en el vestuario, donde ejerce de capitán a la antigua usanza, lo traslada al terreno de juego. Pilar fundamental del Real Madrid en su presencia en semifinales y para romper la maldición de Múnich.

El conjunto madridista nunca había ganado en el Allianz Arena, un largo historial de decepciones se acumulaban cuando ejecutó su venganza ante Manuel Neuer, el portero que le ridiculizó hace dos temporadas cuando mandó a las nubes su penalti en la tanda final en el Santiago Bernabéu.

Aquel capítulo es el peor recuerdo de la carrera de Ramos. La derrota se personificó en él pese a que en esa tanda también fallaron el portugués Cristiano Ronaldo o el brasileño Kaká. Aguantó bromas de todos los colores. Esos momentos le sirvieron para crecer como futbolista, demostrar su personalidad meses después lanzando un penalti a lo Panenka en una nueva tanda decisiva en esta ocasión con España.

Le faltaba la Copa de Europa y avisó de que no pararía hasta conseguirla. “Ese gol no es mío, es de todos los madridistas que me empujaron para conseguirlo. Es de mi familia, de mi mujer y de mi niño y se lo dedico también a mi abuelo que nos dejó este año”. Son las palabras emocionadas de un futbolista que toca el cielo y convierte la décima, en la ‘Champions’ de Sergio Ramos.

Etiquetas: