Imperio español

"La Furia Roja" pretende alargar su hegemonía futbolística

Luego de incontables decepciones en el pasado, la obtención de su primer Mundial (2010) y dos Eurocopas (2008 y 2012) no son suficientes para España, que buscará alagar su imperio bien cimentado en una propuesta futbolística de posesión y dominio del balón.

El reto luce mayúsculo para ” La Furia Roja” luego de que Brasil le demostró que no le regalará nada al golearla 3-0 en la final de la Copa Confederaciones.

La base del equipo campeón del mundo repite y para fortuna del técnico Vicente del Bosque, su capitán y guardameta Iker Casillas cerrará la temporada como titular en la final de la Liga de Campeones después de su polémica suplencia en casi toda la Liga española.

La presencia del brasileño naturalizado Diego Costa es un lujo en la delantera, aunque ha sufrido con las lesiones en la recta final del calendario europeo. De hecho, la incógnita de Del Bosque está en la última línea, pues tendrá que cortar a un par de atacantes.

España pretende emular a Italia (1934-1938) y Brasil (1958-1962), que lograron conquistas consecutivas o cuando menos repetir en la final y ceder su título tras el último minuto del torneo como Argentina, monarca en 1986 y subcampeona en 1990.

Rumbo a Brasil 2014, el campeón defensor pasó un sobresalto al empatar en casa con Francia, pero resolvió el liderato del Grupo I con un éxito 1-0 en París. Totalizó 20 puntos por 17 de los galos.

Sin nada qué perder

Por su parte, Australia aparece como el “patito feo” del Grupo B, que complementan Holanda y Chile, no sólo por su poca jerarquía a nivel mundial, sino por la juventud de la mayoría de su plantel. No obstante, los “Socceros” demostraron en 2006 su valía al llegar a los octavos de final, donde hicieron sufrir a Italia.

En aquel equipo estaba Tim Cahill, quien de nuevo encabezará el ataque. Los australianos lideraron el Grupo D de la ronda preliminar de Asia con 15 de 18 puntos posibles y en la fase final quedaron segundos del Grupo B con 13 unidades, por 17 de Japón, para calificar directo.- Daniel A. Pérez Cachón




Volver arriba