FIFA y FIFPro estudian los derechos laborales en Catar

MADRID (EFE).- La FIFA y el sindicato mundial de futbolistas (FIFPro) abordaron hoy la situación de los derechos laborales en Catar, organizador del Mundial 2022, en una reunión a la que asistió el jugador franco-argelino Zahir Belounis, que estuvo 17 meses retenido en ese país por un contencioso con un club.

Según informó la FIFA, su presidente, Joseph Blatter, destacó la importancia de aprender de experiencias como la vivida por Belounis y de consultar con todas las partes para tener un conocimiento profundo de la situación y poder avanzar en solucionar situaciones en un espíritu de cooperación.

Blatter estuvo acompañado de Theo Zwanziger, integrante del Comité Ejecutivo de la FIFA, quien reafirmó el compromiso de ésta de trabajar con todas sus federaciones y todos los poderes públicos relacionados en materia de derechos laborales y anunció la presentación de un informe en la próxima reunión del Ejecutivo, el 20 y el 21 de marzo.

“Como organizador de la Copa del Mundo, la FIFA conoce su responsabilidad de velar por los derechos humanos en los países que acogen su competición bandera. Seguiremos cuidando de esto y trabajando con todas las partes para encontrar soluciones viables y sostenibles”, explicó Theo Zwanziger.

El secretario general de FIFPro, Theo van Seggelen, aseguró que el sindicato está “abierto a continuar el diálogo y la cooperación con la FIFA con la esperanza de contribuir a prevenir que no ocurran en el futuro situaciones similares” a la vivida por Belounis.

El futbolista franco-argelino pudo abandonar Catar el pasado 28 de noviembre después de haber sido retenido durante 17 meses en ese país por culpa de un contencioso con su anterior club.

Belounis no pudo salir del país hasta entonces al no disponer de visado de salida, requisito imprescindible para abandonar Catar y que debe entregar el empleador a su trabajador, incluso aunque haya finalizado su relación laboral.

Su antiguo club, Al Jaish, se negó durante todo este tiempo a darle el visado de salida si el jugador no retiraba una denuncia en la que ponía de manifiesto el impago de varios salarios.

Su salida de Catar coincidió con la visita de una delegación del sindicato mundial de futbolistas (FIFPro) para mantener diversas reuniones con las autoridades futbolísticas del país y los organizadores del Mundial 2022, para mostrar su preocupación por la posible violación de los derechos humanos y los de los jugadores.




Volver arriba