Falcao, podría perderse el m mundial por lesión

BOGOTÁ (EFE).- La vida del delantero colombiano Radamel Falcao García ha estado marcada por triunfos y alegrías a nivel deportivo, pero hoy se ve ensombrecida por una lesión que puede dejarlo fuera de su máximo sueño futbolístico, estar con la selección en el Mundial de Brasil.

Falcao, de 27 años, sufrió la rotura del ligamento anterior cruzado de su pierna izquierda tras un golpe que recibió ayer durante un partido de su club, el Mónaco, frente al Chasselay por la Copa francesa.

Considerado como uno de los mejores “9” del mundo, ‘el Tigre’, como es conocido, es un matador neto, lo que se refleja en los más de 200 goles que ha marcado en su carrera profesional, 67 de ellos en el Oporto de Portugal y 70 en el Atlético de Madrid.

Durante la eliminatoria mundialista Falcao fue la principal figura del seleccionado dirigido por el argentino José Pekerman y el máximo goleador con nueve anotaciones, dos de ellas en el decisivo empate 3-3 con Chile que certificó el regreso del equipo cafetero a un Mundial después de un paréntesis de 16 años.

“Estamos en el Mundial”, dijo entonces un emocionado Falcao ondeando una bandera colombiana.

Tres meses después, recibía un golpe del defensa Soner Ertek, del Chasselay, que lo ha dejado con un pie fuera del Mundial ya que la gravedad de la lesión requiere una recuperación de entre cuatro y seis meses, tiempo demasiado largo para un torneo exigente que ya empieza a calentar motores.

Sin embargo, y según las declaraciones del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que habló hoy telefónicamente desde Suiza con el jugador, y las del presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Luis Bedoya, Falcao está de buen ánimo y optimista.

Santos aseguró que el jugador le dijo que será “una recuperación lenta y difícil, porque es complicada, pero que no ha descartado la posibilidad de estar en el Mundial”, y que “todo depende de la velocidad de la recuperación”, comentó el mandatario.

Falcao ha apelado a su fe cristiana para que Dios le ayude a que su recuperación sea rápida y le permita alcanzar el sueño de jugar un Mundial de mayores.

En su cuenta de Twitter, Falcao agradeció por todos los mensajes de apoyo y el cariño que ha recibido en las últimas horas, y expresó su ilusión de ir al Mundial.

“No les voy a esconder que mi tristeza es enorme, mi corazón está destrozado, pero cuento con una esperanza del tamaño de un grano de mostaza a la cual me aferro, y es suficiente para que mi ilusión por el Mundial todavía este viva. Dios hace posible lo improbable. En Él creo”, aseguró el futbolista.

La carrera deportiva de Falcao ha estado marcada por triunfos en grandes clubes del extranjero, como el River Plate argentino, el Oporto portugués y el Atlético de Madrid, tras lo cual recaló en el fútbol francés como estrella del Mónaco, su actual equipo.

Fue en el equipo argentino, al que llegó en 2004, en el que se hizo profesional y con el que salió campeón del torneo Clausura 2008, convirtiéndose en el ídolo de una afición difícil pero que creyó en su nivel, en sus capacidades y en su goles.

Sus jugadas comenzaron entonces a ser tenidas en cuenta en el fútbol europeo al que llegó en 2009 fichado por el Oporto luso, del que dio el salto en 2011 al Atlético de Madrid.

Su popularidad subió como espuma tras ganar una Liga, dos Copas y tres Supercopas de Portugal con el Oporto, dos Ligas Europeas, una con el Oporto y dos con el Atlético de Madrid, más una Copa del Rey y una Supercopa de Europa con el club español.

Llegaría finalmente en el 2013 su fichaje por el Mónaco, club en el que, al igual que en el Oporto, tiene como compañero a otro colombiano, James Rodríguez, pero en el que la suerte no lo ha acompañado como en el resto de equipos por los que ha pasado.

Mientras espera en Portugal la cirugía de rodilla a la que se someterá el próximo sábado, Falcao se aferra a la esperanza junto con su esposa, la argentina Lorelei Tarón, con la que tiene una hija, Dominique, que serán su apoyo durante el tiempo de recuperación, que toda Colombia espera sea lo más corto posible.- Marisol Larrahondo B.




Volver arriba