Eto’o: Tuve que recordarle a Guardiola que no fue un gran jugador

 

PARÍS (EFE).- El delantero camerunés Samuel Eto’o, jugador del Chelsea, recuerda que en su paso por el Barcelona su relación con el entonces entrenador, Josep Guardiola, fue complicada y estuvo plagada de desencuentros entre ambas partes.

El primero empezó justo después de que el técnico llegara al Barça, en el verano de 2008, y de que solicitara al entonces presidente, Joan Laporta, tanto su salida como la de Ronaldinho y Deco.

“Le recordé, en primer lugar, que no había sido un gran jugador, sino un buen jugador. Es cierto. Como jugador le conocíamos, pero como entrenador no había demostrado nada para llegar a un vestuario como el del Barça. Ni siquiera conocía la historia del vestuario, como para que se pusiera a decir ciertas cosas”, indica en “Bein Sports”.

En la entrevista, disponible en la página web de esa cadena de televisión y plagada de las risas con las que el público acoge los dardos del jugador, el futbolista lamenta que Guardiola no tuviera el coraje de decirle “las cosas a la cara”.

“Sobre todo lo que más me molestaba era que se inventaron cosas que acababan en la prensa”, como que le querían mandar a Uzbekistán, añade el camerunés, que del Barça pasó al Inter de Milán y de ahí al ruso Anzhi y a su actual equipo inglés.

Guardiola tenía en su despacho un periódico con ese rumor y cuando Eto’o entró en la oficina, según recuerda, le comentó- “Creo que te puede ir bien, ve”.

“Le dije- Quien te va a hacer ganar es Eto’o y me vas a pedir perdón. Me mantuve en mi sitio y seguí entrenándome”, prosigue en esa entrevista el delantero, para quien Guardiola le faltó el respeto en numerosas ocasiones.

Una de ellas, en su opinión, fue cuando le dio el dorsal 9 a Henry en un partido en Houston- “No lo podía admitir. Yo había hecho mucho por el club, en el campo y sobre todo fuera de él. Siempre estuve ahí para mis compañeros”.

El jugador, que se caracteriza por no morderse la lengua, asegura también que cuestionaba la autoridad del entrenador cuando, siendo centrocampista, intentaba darle lecciones sobre cómo atacar.

“¿No eres normal, no?”, le preguntó al técnico, a quien, bromeando, señala que solo le llegó a tener confianza cuando, al final de la temporada, éste le dijo al resto del equipo en pleno brindis que, aunque había sido una temporada difícil para él, Eto’o había demostrado ser un gran jugador.

Con el tiempo han llegado a hacer las paces, según apunta, pero cuando se reencontraron en las semifinales de la Liga de Campeones en 2010, el técnico no le saludó.

“Cuando me vio en el túnel, no lo hizo. Esperó a que hubiera cámaras. Y entonces evidentemente yo no se lo pude rechazar”, concluye Eto’o, para quien “la verdadera historia es que Guardiola nunca respetó ciertas cosas en el mundo del fútbol”.



Volver arriba