El Peñarol comienza construcción de un estadio para 40,000 hinchas

MONTEVIDEO (EFE).— El Peñarol, uno de los equipos de fútbol más laureados de América, emprendió hoy la construcción del que será su nuevo estadio, que albergará hasta 40,000 espectadores y estará situado en la periferia de Montevideo.

“Creo que este es un enorme triunfo de Peñarol sobre el Uruguay del no se puede”, afirmó a la prensa el presidente de la institución, Juan Pedro Damiani, mientras los primeros camiones y excavadoras comenzaban la remoción de tierras para desarrollar el proyecto.

Damiani se refería así a los continuos retrasos y cambios de plan en el desarrollo del campo y los problemas que tuvo el club para recaudar los 30 millones de dólares que costará la construcción.

“Se acabó la época de la siembra y empezamos con la época de la cosecha. Este tiempo puso a prueba el coraje y el tesón de una comunidad, de una institución como Peñarol”, declaró el presidente antes de criticar a quienes decían que el proyecto era “solo humo”.

Está previsto que las obras del estadio demoren 18 meses y que cuando esté terminado cumpla todos los requerimientos de la FIFA.

El terreno de juego será de 105 metros de largo por 68 de ancho, y el estadio contará con palcos, butacas y tribunas con los últimos adelantos de seguridad, además de un museo, patio de comidas y una sala de conferencias.

Precisamente, parte de la financiación de las obras se consiguió con la venta anticipada de palcos para los socios.

El pasado mes de diciembre, varias antiguas glorias del equipo participaron en la ceremonia de colocación de la piedra fundacional, en la que estuvo presente Alcides Edgardo Ghiggia, el autor del segundo gol con el cual Uruguay venció a Brasil en la final de la Copa del Mundo de 1950.

El Peñarol, que ganó la Copa Libertadores de América en 1960, 1961, 1966, 1982 y 1987 y la Copa Intercontinental en 1961, 1966 y 1982, no tiene campo propio y juega sus partidos de local en el Estadio Centenario, el más grande e importante del país, pero que pertenece al gobierno de Montevideo.




Volver arriba