El Barça desea recuperar la normalidad tras tres días de luto por Vilanova

 

BARCELONA (EFE).- El FC Barcelona ha asignado hoy una jornada de descanso a sus jugadores y mañana intentará recuperar la normalidad después de un fin de semana muy intenso, en el que el club decretó tres días de luto por la muerte de Francesc ‘Tito’ Vilanova, que falleció el pasado viernes a los 45 años.

Los actos de recuerdo a Tito finalizaron anoche con una misa en la catedral de Barcelona, donde la familia de Vilanova se vio arropada por todo el barcelonismo, desde la plantilla azulgrana al completo hasta la directiva y todos los expresidentes, menos uno, vivos- Agustí Montal, Josep Lluís Núñez, Joan Gaspart, Enric Reyna, Joan Laporta y Sandro Rosell, un encuentro este último nunca visto.

Además de la representación deportiva y barcelonista, el ámbito político también quiso secundar el último adiós a Vilanova, con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el alcalde de la ciudad, Xavier Trias, entre otros asistentes.

Después del acto íntimo de la familia en la localidad de Peralada (Girona) y de que el cuerpo de Vilanova fuera incinerado el mismo sábado, anoche la catedral de Barcelona dio el último adiós al técnico, aunque el Barça aún le brindará un último homenaje el sábado en el partido del Camp Nou.

Tras numerosas muestras de respeto y homenaje al que fue el año pasado técnico del Barcelona -por el Camp Nou este fin de semana desfilaron 53.000 personas en el espacio dedicado a rendirle homenaje-, el Barça debe recobrar el ánimo para afrontar el último repecho de la Liga, donde sigue dependiendo de sus dos rivales directos- Atlético de Madrid y Real Madrid. De hecho, si ninguno de estos dos falla, el Barça no tendrá nada que hacer en la Liga, pues necesita que los dos tropiecen.

La primera prueba de fuego para los azulgrana fue este fin de semana, cuando, a pesar de la carga emotiva que suponía afrontar con la muerte de Vilanova en el recuerdo un partido tan exigente como el de Villarreal, el equipo del Tata Martino sacó lo mejor de sí y remontó un partido que se le puso cuesta arriba y que acabó ganando, merced a un gran tanto de Messi (2-3), que vino precedido de dos goles en propia puerta del equipo levantino.

Alejado de la Liga de Campeones, donde perdió el tren en los cuartos de final, al Barça sólo le queda la Liga y esperar un milagro como en los años noventa, cuando se llevó tres títulos de los cuatro que firmó de forma consecutiva el equipo de Johan Cruyff justo en el último partido.

En esta ocasión el obstáculo es doble, porque el Barcelona tiene que esperar que tanto el Atlético de Madrid como el Real Madrid tropiecen una sola vez, con una derrota o empate, para tener una oportunidad en la última jornada, precisamente contra el equipo del ‘Cholo’ Simeone en el Camp Nou.

Sea cual sea el devenir de este tramo final de temporada, al que le quedan tres partidos de Liga, el Barcelona espera vivir un verano movido dada la necesidad que tiene de remodelar la plantilla, con altas y bajas, después de haberse beneficiado por el comité de apelación de la FIFA, que le ha levantado momentáneamente la sanción que le castigaba un año sin poder acceder al mercado.

El Barcelona tiene ante sí una asignatura muy exigente, ya que tendrá que armar un equipo sólido de largo recorrido con las ventas y compras que haga esta temporada, por si la FIFA ratifica el castigo y aparta al club de los mercados durante una temporada entera.

Por otra parte, el equipo catalán regresará mañana a los entrenamientos en su Ciudad Deportiva (18-00 horas) para preparar el penúltimo partido en su estadio, contra el Getafe el sábado a las 16-00 horas.




Volver arriba