Doce detenidos en operación contra hinchas involucrados en gresca en Brasil

 

RÍO DE JANEIRO (EFE).- Doce personas fueron arrestadas hoy en una operación especial realizada por policías de tres estados de Brasil contra los hinchas que participaron en la violenta gresca que dejó cuatro heridos en la última jornada del Campeonato Brasileño, informaron fuentes oficiales.

Los detenidos forman parte de aficiones organizadas de los clubes Atlético Paranaense y Vasco da Gama, protagonistas de la batalla campal que empañó la última jornada de la Liga en Brasil el 8 de diciembre pasado y que fueron identificados en imágenes de televisión por la policía.

En la operación, bautizada como “Tarjeta Roja”, participaron comisarios y detectives de la Policía Civil de los estados de Río de Janeiro, Paraná y Santa Catarina.

Según un primer balance de la policía, esta mañana habían sido detenidas nueve personas en Paraná, estado del que procede el Atlético Paranaense; dos en Santa Catarina, donde se disputó el partido, y una en Río de Janeiro, sede del Vasco da Gama.

Los incidentes se registraron en el estadio Arena de Joinville, ciudad del estado de Santa Catarina, en un partido decisivo para ambos equipos, pues el Paranaense necesitaba ganar para clasificarse a la Copa Libertadores y el Vasco da Gama también, pero para huir del descenso a la Segunda División.

Los policías que participaron en la operación de hoy pretendían ejecutar veinte órdenes de prisión contra los hinchas violentos por su presunta responsabilidad en crímenes como asociación para delinquir, depredación, intento de homicidio e incitación a la violencia.

La operación fue comandada por el comisario Dirceu Silveira Júnior, jefe regional de la Policía Civil en Joinville, quien la semana pasada dijo haber identificado 40 de los involucrados en la gresca a partir de las imágenes de televisión y de los testimonios de tres aficionados que fueron detenidos el día de los incidentes y continúan presos.

En los incidentes, que se desarrollaron en las tribunas y obligaron a interrumpir el partido durante una hora, participaron decenas de hinchas de varios equipos y cuatro personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad, pero ya todas dados de alta.

El partido se reanudó después de una hora interrumpido y acabó con una sonora goleada del Atlético Paranaense por 5-1, que condenó al Vasco da Gama a la segunda división y le valió al equipo de Paraná su clasificación para la Libertadores de 2014.

Los altercados, transmitidos por televisiones de todo el mundo, tuvieron una amplia repercusión internacional debido a que Brasil será la sede del Mundial de 2014.

Los organizadores del evento garantizaron que los incidentes violentos como los protagonizados por los hinchas del Vasco y del Paranaense son poco probables en los estadios que serán usados para el Mundial 2014, ya equipados con diferentes sistemas de seguridad y cuyo ingreso exige rigurosas requisas.




Volver arriba