Aficionado muere tras caerle un retrete (vídeo)

SAO PAULO  (EFE).- Un joven murió la noche del viernes y tres personas resultaron heridas en la ciudad brasileña de Recife tras ser golpeadas por varias piezas de un retrete lanzado desde las gradas al término de un partido de la Serie B del Campeonato Brasileño, informaron hoy fuentes oficiales.

Un fanático murió cuando fue golpeado en la cabeza por un inodoro que fue lanzado en las gradas de un estadio durante un partido de futbol en el noreste de Brasil, reportó la policía.

Un fanático murió cuando fue golpeado en la cabeza por un inodoro que fue lanzado en las gradas de un estadio durante un partido de futbol en el noreste de Brasil, reportó la policía.

Tras el encuentro entre el local Santa Cruz y el Paraná en Recife, capital del estado de Pernambuco, el joven de 26 años, identificado como Paulo Ricardo Gomes da Silva, se encontraba fuera del estadio Arruda cuando fue alcanzado por varias piezas de gran tamaño de un retrete, arrojadas desde lo alto de la grada.

El secretario de Defensa Social de Pernambuco, Alessandro Carvalho, afirmó en una rueda de prensa llevada a cabo hoy que por el momento no se ha detenido a ningún sospechoso, aunque subrayó que la policía continuará trabajando “para apurar la autoría del crimen”.

“Lo que tenemos es que retretes fueron retirados del estadio y arrojados sobre personas. El estado (de Pernambuco) hizo su papel. Quien tiene que hacer seguridad patrimonial del estadio es el club que organiza el partido. El estado y todos los involucrados tienen que hacer lo que esté a su alcance y cada uno debe responder por la falta de las acciones que deberían haber tenido lugar”, añadió.

La secretaría de Defensa Social publicó un vídeo que capta el preciso momento en el que fue lanzado el sanitario y deja ver el momento de pánico que se vivió tras dicha acción.

 

Tras el “grave incidente”, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) anunció el cierre del estadio hasta que el Superior Tribunal de Justicia Deportiva analice la situación y tome las medidas oportunas. 

“Debido a la gravedad de este incidente, la CBF, a través de sus directivas Jurídica y de Competiciones, suspende preventivamente, a partir de hoy, el estadio de Arruda hasta que el Tribunal Supremo de Justicia Deportiva (STJD) analice el caso y tome las medidas oportunas”, dijo en un comunicado.

El procurador del STJD Paulo Schmitt ha anunciado, por su parte, que en los próximos días presentará una denuncia contra el Santa Cruz de Recife basándose en los artículos 211 y 213 del Código Brasileño de Justicia Deportiva (CBJD).

El artículo 211 sanciona con la clausura del estadio o con una multa “dejar de mantener el local indicado para la celebración de eventos deportivos con la infraestructura necesaria para garantizar plenamente la seguridad”.

El 213 castiga con la pérdida del campo para diez partidos o con una multa “dejar de tomar las medidas necesarias para prevenir o reprimir los desórdenes”.




Volver arriba