Potencia defensiva

Potencia defensiva

Seattle humilla a Denver y gana el Súper Bowl

El receptor Doug Baldwin, de Seattle, trata de evitar el tacleo del esquinero Champ Bailey, de Denver, en el MetLife de Nueva Jersey

El Súper Bowl comenzó de la manera menos pensada: la primera jugada en formación fue un safety. Y terminó también de la forma que menos se pudo pensar: con una paliza.

Los Halcones Marinos de Seattle apabullaron 43-8 a los Broncos de Denver para ganar por primera vez el Trofeo Vince Lombardi. Todos sus récords no sirvieron de nada.

Peyton Manning no pudo coronar la mejor temporada de cualquier quarterback en la historia de la NFL. Sus Broncos fueron un mar de nervios y una comedia de errores.

Denver se vio en desventaja desde el comienzo y jamás se recuperó. De hecho, los Broncos estuvieron abajo incluso antes de que Manning tocara el balón, pues un mal centro de Manny Ramírez se escapó hasta la línea final para un safety. Habían transcurrido apenas 12 segundos del encuentro, y el panorama para el ataque más productivo de la liga sólo empeoró después…

Dominados en toda la línea, los Broncos (15-4) abandonaron el terreno por el túnel con una desventaja de 22-0 previo al espectáculo de medio tiempo de Bruno Mars

Al regresar vieron cómo Percy Harvin devolvió hasta la zona prometida el despeje que dio inicio a la segunda mitad. Faltaba medio partido, pero Denver ya estaba liquidado.

Etiquetas: