Patriotas y Broncos llegan a la final… casi de milagro

ENGLEWOOD, Colorado (AP).- Titulares de prensa incómodos, superastros marginados, ofensivas reestructuradas y defensivas destrozadas.

Es un milagro que los Patriotas de Nueva Inglaterra y los Broncos de Denver alcanzaran la final de su conferencia.

La astucia de Bill Belichick y la tenacidad de Tom Brady parecieron siempre imponerse a la adversidad.

Esta campaña, ambos dejaron a un lado la distracción creada por Tim Tebow y superaron el arresto de Aarón Hernández, así como las pérdidas de Rob Gronkowski, Wes Welker, Vince Wilfork y Jerod Mayo a fin de que los Patriotas (13-4) alcanzaran la final de la Conferencia Americana (AFC) por tercer año consecutivo.

“Estoy seguro de que todos los equipo probablemente superan muchas cosas para llegar a esta instancia”, expresó Brady.

“Sé que Denver ha pasado por muchas de esas cosas también. Han superado muchos trances, lesiones y cosas por el estilo. Simplemente así es la temporada de fútbol de la NFL”.

“Salir y jugar 16 semanas, ver dónde se está al término de esas 16 fechas, alcanzar la postemporada, jugar contra los mejores equipos y ver si se logra avanzar. La verdad no es fácil, sino un gran desafío”, afirmó.

Nadie ha tenido un mejor desempeño que Brady y Belichick, la mejor dupla quarterback-entrenador en la historia con la marca sin precedentes de 18 victorias en playoffs.

Después del tropiezo contra Baltimore en la postemporada de la campaña anterior, John Fox y Peyton Manning guiaron a Denver (14-3) por un campo minado y el equipo alcanzó su primer título de conferencia en ocho años.

“Aquella conmoción frente a los Cuervos contribuyó a que esta escuadra lograra la flexibilidad que ha tenido y sobreviviera a la adversidad por la que ha pasado”, dijo el histórico John Elway, quien condujo a los Broncos a Super Bowls consecutivos a finales de la década de 1990 y ahora los dirige desde el flanco administrativo.

Después de perder a Elvis Dumervil en el tristemente célebre fiasco del fax, cuando el contrato renegociado de éste no llegó a tiempo a las oficinas centrales del equipo, Elway se ganó la lotería en contrataciones de agentes libres al firmar a Welker y Louis Vásquez para la ofensiva, así como a Shaun Phillips, Terrance Knighton y Dominique Rodgers-Cromartie para la defensiva.

Estos jugadores ayudaron a que los Broncos capotearan su temporal de lesiones que afectó a Von Miller, Kevin Vickerson, Rahim Moore, Derek Wolfe y Chris Harris, y que convirtió en sustitutos la mayor parte de la campaña a los capitanes Champ Bailey y Wesley Woodyard.

Fox superó una operación de corazón que lo marginó un mes e incluso a la renuncia de un jugador que coincidió con su cirugía a mitad de temporada, en tanto que Manning logró una cadena de marcas, como lanzar para 55 touchdowns y 5.447 yardas, para ayudar a los Broncos a convertirse en el primer equipo que alcanza 600 puntos en la historia de la liga.

Lo que los Broncos han cosechado lo han logrado a pesar de perder a su excepcional tackle izquierdo Ryan Clady en la semana dos y recurrir a un guard convertido que no había jugado una temporada completa en el centro en 14 años.

Manning está a sólo una victoria de regresar al Súper Bowl apenas dos años después de que lo cortaran los Potros de Indianápolis por sus cuatro cirugías en el cuello, lo que reforzó su determinación pero debilitó el brazo con el que efectúa los lanzamientos.

“No hay que creerse nada”, expresó Manning. “En especial cuando se ha pasado por una lesión, cuando se ha vivido un cambio importante y se está en la recta final de la carrera”, apuntó.




Volver arriba