Millón y medio de personas visitaron los eventos previos al Super Bowl

NUEVA YORK (EFE).— Alrededor de un millón y medio de personas han visitado durante los últimos cuatro días el llamado Boulevard del Super Bowl, la zona del centro de Nueva York cortada al tráfico para albergar atracciones paralelas a la final de la NFL, según avanzó hoy el gobernador del Estado, Andrew Cuomo.

En un comunicado, Cuomo destacó la estimación como prueba del impacto positivo que el encuentro que enfrenta mañana a los Broncos de Denver y los Seahawks de Seattle tiene para la ciudad.

Según los datos facilitados por el gobernador, los visitantes llegados a la Gran Manzana generarán una actividad económica de entre 280 y 300 millones de dólares.

“Da igual cuál de los dos equipos gane el Super Bowl 48, el gran partido es una victoria económica para el Estado de Nueva York”, señaló Cuomo.

El Super Bowl se disputará el domingo en el estadio MetLife, de East Rutherford (Nueva Jersey), justo al otro lado del río Hudson, lo que ha permitido a la ciudad de Nueva York albergar gran parte de las actividades paralelas.

El gran acontecimiento anual del fútbol americano supondrá según las autoridades una gran inyección económica para la región.

Durante la semana previa al partido, Nueva York recibió a 230.000 visitantes, incluidos 100.000 que pernoctaron entre tres y cuatro noches, ocupando 35.000 habitaciones de hotel en el Estado.

Sólo en hoteles, los aficionados han gastado más de doce millones de dólares, según la oficina de Cuomo.

En total, se calcula que hasta 400.000 personas llegadas de fuera de Nueva York han participado en actividades paralelas al encuentro.

La Gran Manzana ha cerrado al tráfico el tramo de Broadway entre las calles 34 y 37, entre las emblemáticas plazas de Times Square y Herald Square, y han bautizado la zona como Boulevard del Super Bowl.

Allí se han dado cita firmas de autógrafos de jugadores o la exhibición del Trofeo Vince Lombardi (la copa que gana el equipo vencedor), el balón que se usará en el encuentro y hasta un tobogán gigante de 21 metros de alto.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, protagonizó hoy la imagen curiosa del día al deslizarse junto a otros políticos por la atracción.

En total, alrededor de un millón y medio de personas han paseado por la zona, convertida en el epicentro de toda una semana de exclusivas fiestas, conciertos y todo tipo de eventos corporativos y publicitarios alrededor del gran partido del año.

Más allá de lo deportivo, el Super Bowl es una máquina de mover dinero sustentada en una audiencia de más de 110 millones de espectadores, que lleva a grandes empresas a invertir hasta 4 millones de dólares en anuncios de 30 segundos.

El popular espectáculo musical del descanso correrá este año a cargo de Bruno Mars y los Red Hot Chili Peppers y contará con un gran espectáculo visual gracias a los gorros con ‘leds’ que portarán los espectadores para crear una pantalla gigante en las gradas.

La meteorología, finalmente, será clemente y las amenazas de una gran nevada se han disipado.

Se espera que el partido se dispute con una temperatura superior a los cero grados centígrados, después de días con temperaturas en torno a los -10 en la zona.

Etiquetas: