Michael Sam, jugador abiertamente gay, es seleccionado por los Rams

NUEVA YORK (AP).— Michael Sam tuvo que esperar el llamado de los Rams de San Luis en la séptima ronda del draft de la NFL, convirtiéndose el sábado en el primer jugador abiertamente gay que es seleccionado por un equipo profesional de fútbol americano.

Sam jugó en la Universidad de Missouri, y fue a comienzos de este año cuando dio a conocer su orientación sexual en entrevistas. Sus compañeros de equipo y entrenadores sabían de su secreto, el cual mantuvo oculto durante su última temporada del campeonato universitario de Estados Unidos.

Cuando Mike Kensil, vicepresidente de operaciones de la NFL, caminó hacia el podio del Radio City Music Hall en los últimos minutos del draft para anunciar la penúltima selección de los Ramos, los presentes palpitaban lo que se iba a anunciar. Muy pocas de las selecciones de la última jornada se hicieron desde el podio. Y la de Sam fue la número 249. Los aficionados aplaudieron efusivamente luego que Kensil indicó: “los Rams de San Luis seleccionan a …

Michael Sam…”. Muchos gritaron “íSí! íSí! íSí! y “íMichael Sam!”. Sam se encontraba en San Diego mirando el draft por televisión junto a amigos y familiares en la residencia de su agente Joe Barkett, de la firma Empire Athletes.

Tanto ESPN como la NFL Network tenían a cámaras en el sitio y mostraron la emotiva reacción de Sam. Sam se agachó al recibir la noticia mediante una llamada telefónica, con su novio abrazándole y acariciándole el bíceps izquierdo. Tras colgar el teléfono, Sam empezó a llorar, dándole un beso a su novio.

Le tocará comenzar su carrera profesional no muy lejos de donde cumplió su trayectoria universitaria, con tres exjugadores de Missouri. “Gracias a los Rams de San Luis y a toda a la ciudad de San Luis”, tuiteó Sam. “Usaré cada onza de esto para alcanzar la gloria”.

Para el draft, Sam asomaba para ser seleccionado en las últimas rondas o a medio tanta, lejos de tener una garantía, pese a que viene de un año en el que fue proclamado como el mejor jugador defensivo de la Conferencia del Sureste.

Jugó como defensive end a nivel universitario, pero sus 1,89 metros (6,2 pies) se quedan cortos del promedio de estatura habitual en la NFL. Se espera que juegue como un linebacker situado en los costados de la formación de defensa, pero es considerado demasiado lento para el puesto al cual deberá acoplarse en el profesionalismo.




Volver arriba