Despiadados

Los Halcones Marinos conquistan su primer Súper Bowl al demoler a Denver

Malcolm Smith alza el Vince Lombardi, el trofeo del Súper Bowl, después de la aplastante victoria de los Halcones Marinos de Seattle sobre los Broncos de Denver, en el estadio MetLife de Nueva Jersey

EAST RUTHERFORD, Nueva Jersey (AP).- Despiadados de principio a fin, los Halcones Marinos de Seattle conquistaron anoche su primer título del Súper Bowl al vapulear 43-8 a Peyton Manning y sus Broncos de Denver.

Seattle confirmó la vieja máxima premisa: la defensa gana campeonatos y gobierna sobre la ofensiva. Y no importó que enfrentaron a un quarterback que esta temporada reescribió los libros de récords.

Voraces en cada faceta, los Halcones sacaron una ventaja de 36-0 antes de que los Broncos lograsen descontar en la última jugada del tercer cuarto, un touchdown que les evitó la humillación de ser el primer equipo en la historia del campeonato de la NFL que acaba sin puntos.

En una demostración demoledora, Seattle golpeó con anotaciones en los primeros compases de cada tiempo en el estadio MetLife en Nueva Jersey.

El apoyador Malcolm Smith interceptó un pase de Manning y avanzó 69 yardas para un touchdown al cierre del primer tiempo.

Cualquier esperanza para una remontada sin precedentes de los Broncos en el Súper Bowl quedó sepultada cuando Percy Harvin corrió 87 yardas hasta la zona de anotación tras recibir la patada de inicio del complemento.

Todos sus récords no sirvieron de nada.

Peyton Manning no pudo coronar la mejor temporada de cualquier quarterback en la historia de la NFL ni logró esgrimir un argumento irrefutable para que se le considere el más grande de todos los tiempos en su posición. Sus Broncos fueron un mar de nervios y una comedia de errores en el Súper Bowl.

Smith, el Más Valioso

Malcolm Smith completó una noche redonda llevándose el premio al Jugador Más Valioso del Súper Bowl. La decisión pareció apropiada, en un duelo en que la defensiva de los Halcones Marinos hizo trizas a los Broncos de Denver.

Smith es apenas el tercer apoyador en la historia del Súper Bowl que lo consigue. Se unió así a Ray Lewis, de Baltimore (2001) y Chuck Howley, de Dallas (1971).

La defensiva de los Halcones Marinos, la mejor de la NFL en la temporada, anuló a Manning y a un ataque que había roto récords en la campaña. Obligó a que Denver pierda cuatro balones y no aceptó un solo punto sino hasta la última jugada del tercer cuarto.Gracias a la intercepción y touchdown de Smith, los Halcones Marinos se pusieron arriba 22-0 al final de la primera mitad, y dejaron el partido casi resuelto.

Etiquetas: