En Yucatán, con gusto

Listo para defender los colores de los Leones en la LMB

Luis Fonseca, con una historia como la de varios estelares peloteros cubanos

Luis Fonseca: “Tijuana no me quiso y el pelotero va donde lo quieran”

Luis Fonseca vivió un año de ensueño en la pelota mexicana. Disfrutaba con su familia en Ensenada unos días de vacaciones hasta que supo que sus planes de vida tendrían que cambiar drásticamente. Literal, de frontera a frontera para seguir en el béisbol.

Hace una semana Fonseca fue uno de los beisbolistas más felices con la venta del equipo en el que militó en la Liga Mexicana de Beisbol, Petroleros de Minatitlán, para convertirse en Toros de Tijuana. Sin embargo, apenas a dos días de la confirmación de que Petroleros llegaba a Tijuana, el integrante del equipo mexicano que ganó la Serie del Caribe se enteró del cambio de planes.

Y no jugará a una hora de su familia (en Guaymas, Sonora), sino que tendrá que cruzar todo el país, pues fue contratado por los Leones de Yucatán.

“El pelotero va a donde le toque. Tijuana no me quiso y voy a Yucatán. La nueva directiva de Leones quiere tenernos a todos desde el primer día y por eso viajaré el martes a Mazatlán donde empezaremos a trabajar”, apuntó.

De vacaciones en Ensenada junto con su familia, Luis Fonseca se enteró de su transferencia a los Leones por medio de la prensa y dijo desconocer si el acuerdo ya estaba pactado desde que la franquicia pertenecía a Minatitlán antes de ser vendida a Tijuana.

“A mí nunca se me comentó nada, sólo me enteré por internet y ya durante la noche del sábado el gerente de Yucatán me llamó para informarme”, comentó al sitio reydelosdeportes.com.

“El beisbolista tiene que ir a donde haya trabajo y estaré en Yucatán con mucho gusto para hacer lo mejor que se pueda”.

“Tijuana no quiere mis servicios y así es el deporte. No pasa nada”, respondió en torno a la distancia que habrá de tomar nuevamente de su familia.

En términos competitivos, destacó que los Leones “han formado una de las mejores plantillas y hay que esperar que los resultados se den el terreno. Para eso hay que entregarnos juego a juego hasta llegar a playoffs”.

El nuevo jardinero derecho de los melenudos tuvo un 2013 de ensueño. En verano, con los desaparecidos Petroleros bateo .376 en 103 juegos con 20 jonrones y 73 carreras producidas; y en invierno, con los subcampeones Mayos bateo .335 en 62 juegos con ocho bambinazos, más cinco en la postemporada.

Hace unos días durante su estancia en Ensenada dio a conocer un poco su historia de su llegada a México:

“Mi historia es como la de muchos cubanos, decidí salir ilegalmente en una lancha, llegué a México, estuve alrededor de seis meses en Estados Unidos antes de regresar a este país a jugar con Petroleros de Minatitlán”, recordó. En 2011, debido a una lesión en la muñeca, “Mina me manda a jugar con Guaymas en la Liga Norte de México y gracias a los resultados, los Marineros de Ensenada me agarraron de refuerzo para representarlos en los playoffs”. Durante su paso por el puerto “conocí a mi esposa, a su familia, decidí mantenerme aquí y ya tenemos dos niños”, que espera sigan sus pasos.

“Dios quiera, no se debe obligar pero si les gusta el béisbol, con mucho gusto les voy a ayudar y que echen para adelante”.

Fonseca fue de lo poco rescatable para los Petroleros, ocupantes del último lugar en la Zona Sur, con récord de 37-71. “Una de mis mejores temporadas y siempre daré mi mano a ese equipo con el que estoy muy agradecido, independiente de los resultados yo voy a hacer mi trabajo y aportar representándolo con mucho orgullo”, manifestó.Participando en 2012 en la Liga Veracruzana Invernal, el cubano recibió la llamada de la presidencia de los Mayos de Navojoa. “Me preguntaron si estaba interesado en jugar en la Liga del Pacífico, era uno de mis sueños, quería hacerlo realidad, me llevaron, partícipe el último mes de temporada, nos quedamos fuera por medio punto, nos pasó Mazatlán”.

Los números ofensivos colocados por Fonseca obligaron a la directiva sonorense a renovarle contrato y su apuesta rindió frutos, ya que disputaron su primera final desde el calendario 1999-2000. A pesar de caer en siete juegos ante los Naranjeros, el entrevistado comentó que les hizo “falta suerte”. “El equipo siempre fue muy aguerrido, independientemente que Hermosillo haya ganado, la final se la merecía Navojoa, dimos lo mejor en el terreno ante un grande y estamos contentos con el trabajo”.

Vestido con los colores de México en la Serie del Caribe saboreó la consecución del campeonato, incluso enfrentando en la inauguración al seleccionado de su país. “Representé a México con orgullo y dándolo todo en el terreno a pesar que las cosas no salieron como yo hubiera querido”, apuntó. Jugar ante Cuba, “me sentí extraño, pero así es el destino, muchos amigos, peloteros con los que he jugado desde pequeño, pero es lo que se hacer, mi trabajo, siempre trato de hacerlo bien”. Ellos, añadió, hicieron su parte y Dios no les dio la bendición, pero a nosotros nos dio la posibilidad de ser bicampeones.

Enrique Couoh, un yucateco olmeca

Luego de varios años de exitoso trabajo con el Águila de Veracruz, equipo al que guió a la corona de la Liga Mexicana en la temporada 2012, el yucateco Enrique Couoh Hidalgo comenzó una nueva era con los Olmecas de Tabasco, con los que ya está trabajando como couch de pitcheo. El tixkokobense comentó que “el futuro del departamento de lanzadores luce bastante prometedor, pues a su juicio se tiene un gran balance de juventud y experiencia”. Couoh será clave en el equipo de trabajo del mánager Enrique “Che” Reyes en 2014.

Morales ya entrena en Ciudad del Carmen

Carlos Morales, quien después de una buena actuación en la Liga Meridana con los Astros de Comisarías en 2012 tuvo destacado papel con los Delfines de Ciudad del Carmen en 2013, ya se integró a la pretemporada del equipo cetáceo. El primera base tabasqueño entrenó ayer en el Estadio Resurgimiento, a las órdenes del piloto Félix Fermín. Poco a poco van llegando los peloteros y ayer llegaron 15 elementos a la isla carmelita. El primer extranjero en arribar será el dominicano Rubén Mateo, quien hará acto de presencia el lunes próximo.

Refuerzo de lujo para los Saraperos

El cañonero Josh Whitesell , con par de años en Grandes Ligas con Arizona y cuatro campañas en el béisbol de Japón, con la escuadra de Yakult y dos más con Chiba Lotte, será uno de los refuerzos de los Saraperos para apuntalar ofensiva saltillense de cara a la temporada 2014. Batea con poder y también riega estacazos por todos los rincones del parque (es ambidiestro), razón por la que los Saraperos decidieron firmarlo. En 2008 disparó 26 palos de vuelta entera y produjo 110 carreras con un grueso .328 con el madero para los Diamantes de Arizona.




Volver arriba