Empiezan a llover las coronas

Los Guerreros, bicampeones de la Liga Yucatán

1 / 4


Manuel Noguera, artífice del éxito de los Vikingos porteños
El naranjero Gerardo Negrón es puesto fuera al llegar al plato
Acciones del juego en el que los Venaditos cayeron, 7-6, ante la Modelo


Tras 14 jornadas disputadas, el torneo número 87 de la Liga Yucatán de Béisbol ya arrojó a sus primeras novenas campeonas.

El fin de semana pasado, los Guerreros de Casetas Gamboa obtuvieron el título de la categoría T Ball, al aplastar 21-6 a los Cardenales de Constructoras Vidi.

Con esto, la tribu logró el bicampeonato y coronó un torneo de ensueño, al finalizar con paso invicto.

El héroe del título fue Jorge Gamboa, quien se voló la barda y produjo seis registros. Luis Encalada también conectó un batazo de cuatro esquinas, con dos a bordo.

Pero los Guerreros no fueron los únicos que levantaron el título. Los Rays de Máximas Estructuras Metálicas se agenciaron el banderín de la categoría Kínder Grupo B1, al derrotar, 16-14, a los Yankees de ABP.

Fue con un ataque de siete timbres en la parte alta del quinto lapso, con el que las “Rayas” se enfilaron al éxito. La jornada 14 también tuvo encuentros perfectos: en la categoría Infantil Menor A, los Castores del Despacho Jurídico Vega Valladares apabullaron 26-0 a los Gallos.

El artífice del triunfo fue Fernando Magaña, quien lanzó la perfección durante cuatro entradas. La derrota fue de Pedro Ortiz.

Raúl Ortiz empujó seis carreras; Edmundo Centeno, cinco; y Álvaro Vega, cuatro.

En Juvenil Menor A, los invictos Naranjeros de Motorama doblegaron 18-5 a los Angelitos. Ganó Julio Cauich y perdió Ángel Canto.

En Infantil Menor B, los Lobitos de Arcor cayeron 13-11 ante los Vikingos de Progreso, con serpentina de Manuel Noguera. La derrota fue de Adolfo Santos.

Festejo guadalupano

Ayer por la noche, peloteros y familiares se dieron cita en las instalaciones de la liga para celebrar una misa en honor a la Virgen de Guadalupe, que estuvo a cargo del párroco Raúl Ignacio Kemp Lozano. Al término de la misa se cantaron las tradicionales “mañanitas”, con la participación del Mariachi Mérida 2000.-




Volver arriba