El enemigo es de casa

La argentina Macarena Simari Birkner compite durante la primera manga del slalom gigante de los Juegos Olímpicos de Invierno

Para las esquiadoras argentinas que participan en los Juegos de Sochi el rival no es de otro país, sino de su propio equipo. Un ácido enfrentamiento interno salió a la luz ayer.

La tensión se hizo evidente al término del slalom gigante femenino, cuando Macarena Simari Birkner denunció que el entrenador de su compañera de equipo Julietta Quiroga la había empujado durante el descanso entre las dos mangas.

“Después de la primera manga, como quedé mejor que las otras argentinas, el entrenador (el italiano Matteo Gatti), que es novio de Julietta Quiroga, me pegó en el ‘hospitality’ (la sala de descanso)”, contó Simari, aludiendo a una supuesta relación entre Gatti y Julietta. “Dijo perdón, pero se vio que fue a propósito…”. “Son cosas que son muy feas”, subrayó.

 




Volver arriba