Hacen la lucha

Un reto de titanes reactivar la lucha libre en Yucatán

1 / 5


Star Black prepara su máscara
Acciones del entrenamiento profesional
Halcón Rojo padre atiende al periodista Gaspar Silveira Malaver
El entrenamiento infantil
“Hay gente que jamás había visto lucha libre... la ve por primera vez y se enamora”.- (Rebelde Punk, Luchador yucateco)


Se mantiene escondida y sin los reflectores de otros tiempos… la lucha libre intenta tomar su enésimo aire en Yucatán.

Para nadie es un secreto que el llamado deporte-espectáculo ya no tiene la fama de antaño. Sin embargo, en el Estado existen luchadores que se ponen la camiseta, o en su caso, la máscara, para intentar regresar la lucha libre a los primeros planos.

Uno de los que se ha comprometido con este deporte es Rebelde Punk, quien abrió al Diario las puertas de su gimnasio, un humilde terreno en la zona de traslape de Kanasín que a veces se disfraza de arena de luchas.

La tarde es especial; por tal motivo los luchadores llegan temprano al recinto para hacer un poco de pesas, o como ellos dicen “meterle a los fierros”.

Tras un breve circuito en las improvisadas máquinas, es hora de ponerse el equipo. Las carencias son evidentes: mallas rotas, botas y muñequeras desgastadas, rodilleras que evidencian las huellas de las batallas… Pero es suficiente para emprender el camino al cuadrilátero. Y ahí se vive, créame, en un mundo distinto.

Uno pensaría que entrenar lucha con las deficiencias mencionadas es algo insólito. Sin embargo, en el ámbito luchístico, tener un ring ya es un lujo.

El entrenamiento comienza y los golpes sobre el entarimado se vuelven la inspiración para reintentar aquel vuelo fallido.

Durante la sesión, un hombre de barba llega al lugar. Todos lo saludan. Se trata de Wílbert Guillermo Durán Padilla, mejor conocido como Halcón Rojo Sr., ex luchador yucateco catalogado como una de las figuras que ha dado Yucatán a este deporte. Su extraño caminar y sus rodillas vendadas muestran las secuelas que las batallas le heredaron de su trayectoria profesional de 32 años, pero en su memoria aún guarda el trofeo más grande que la lucha libre le dio: el reconocimiento de los aficionados.

“Soy una leyenda porque ustedes así lo decidieron”, comenta el ex luchador, quien ha cedido la batuta a su hijo, Halcón Rojo Jr.

Las futuras estrellas

Culmina el entrenamiento de los profesionales y toca turno a los que apenas empiezan a realizar sus primeras maromas. No importa la edad ni el físico ni el sexo. Niños, niñas -desde los cinco años- adolescentes y jóvenes prestan atención al instructor, mientras realizan los movimientos en un espacio del patio de las ilusiones, que día a día los invita a cumplir su sueño de trabajar para alguna de las dos empresas mexicanas más famosas: la AAA y el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL).

Ejercicios de estiramiento y volteretas hechas a la perfección son muestra de dos largos meses de práctica. Algunos padres de familia esperan sentados a que el maestro retire a los aprendices.

Un sueño hecho realidad

Rebelde Punk es un luchador con 20 años de trayectoria, su andar incluye un episodio por la empresa DTU, que ha revolucionado el pancracio en el país con sus luchas violentas (se vale echar mano de cuerdas electrificadas, alambre de púas…).

“Para mí, tener un gimnasio de lucha y hacer funciones es un sueño hecho realidad. La lucha libre es un deporte muy bonito, pero hay que practicarlo con gente profesional, hay que practicarlo con mucho cuidado, con mucha disciplina y, sobre todo, con mucho amor”, comenta.

El gladiador anunció que hoy, en el Rebelde Gym (libramiento a Acanceh por calle 22 de la colonia Cuauhtémoc), habrá un torneo en honor a Halcón Rojo Sr. Las luchas se iniciarán a las 20 horas.- Gonzalo Sandoval García

“Hay gente que jamás había visto lucha libre… la ve por primera vez y se enamora”

Rebelde Punk

Luchador yucateco

Etiquetas: