Alfiles de coco y de barro en Dzemul

1 / 6


"Flussito" y el alcalde de Progreso, Daniel Zacarías Martínez, revelación del torneo de Dzemul, flanquean a los participantes de Telchac Pueblo.- Foto de Cortesía
Alfiles artesanales de barro se entregaron como premio a los mejores en las categorías infantiles.- Imagen de cortesía
Llaveros con figura de alfil, elaborados con coco por una artesana local, se entregaron a los 160 participantes del torneo de ajedrez de Ticul.- Imagen de cortesía
La simbólica jugada inaugural, a cargo de los alcaldes de Dzemul, Domingo Argimiro Ortega Graniel, y de Progreso, Daniel Zacarías Martínez.- Imagen de cortesía
El cartel del torneo.- Imagen de cortesía
Aspecto del torneo.- Imagen de cortesía


Grandes impulsores del ajedrez en otro torneo memorable

Hace exactamente una semana, un nuevo torneo de ajedrez muy concurrido tuvo lugar en Dzemul, donde coincidieron cuatro de los mayores impulsores del juego ciencia en Yucatán: el alcalde de Progreso, Daniel Zacarías Martínez, anónimo mecenas quien sorprendió al ganar el tercer lugar en primera fuerza; “Flussito”, conocido personaje que da vida a un peón recién coronado, y dos organizadores que también son árbitros y entrenadores: Giovvani Lope Aguilar y Wílbert Villanueva Castillo.

De los mencionados, el menos conocido por su aportación a la milenaria disciplina es el primer edil porteño, pues su modestia es proporcional a la fuerza que muestra sobre el campo de batalla bicolor. Sin embargo, mucho del avance ajedrecístico de la costa Centro-Norte se la debe al apoyo que Zacarías Martínez le ha dado desde hace varios años, impulso que se incrementó por sus gestiones cuando fue diputado.

Aficionado de hueso colorado, el presidente municipal porteño se sentó ante el tablero y se reveló como un estratega de altos vuelos. Sin querer, el tercer puesto que ocupó, por delante de varios fuertes competidores, le quitó reflectores al campeón, Víctor Eligio Ancheyta Tejas, quien ganó invicto con 4.5 puntos, medio más que Níger Aarón Martín Ku, de Umán.

Rigoberto González Herrera, Sandy Criollo Magaña y los instructores Mariel Sologuren Vázquez, Carlos Arcila Villanueva y José Luis Alonzo Salomón, monarca estatal de la tercera edad, quedaron por debajo del alcalde porteño, quien donó el importe de su premio e incluso aportó de su bolsa para que, fuera de convocatoria, se premiara a los ocupantes de los sitios sexto y séptimo en las tres categorías infantiles.

Fue una acción tan aplaudida y celebrada como la repartición de dulces y paletas que en los recesos hacía “Flussito”, la botarga de la rentadora de trajes “Ajedress”, patrocinadora oficial de los eventos en Plaza Diamante y a quien adoran niños y adultos, que no pierden oportunidad de tomarse la foto con el simpático personaje.

“Flussito” no está acostumbrado a las muestras de rechazo, pero en Dzemul recibió una. El perro que algún infantil participante llevó a pasear se asustó al ver a una figura tan extraña para él con su oscura vestimenta y le dedicó fuertes ladridos, acallados por el griterío previo a la inauguración, en la que la botarga estuvo como testigo de honor, lo mismo que en la entrega de premios.

En la simbólica jugada inicial, el presidente municipal anfitrión, Domingo Argimiro Ortega Graniel, movió dos pasos el peón de rey de las blancas y su colega progreseño le respondió de similar modo con las negras, dando paso enseguida a los combates formales sobre el campo de batalla de las ideas.

El organizador de esta memorable competencia, el joven Giovvani Lope, no se daba abasto resolviendo problemas dentro y fuera del tablero, pues también decidió competir, en el Grupo B. A este entrenador, quizá el de más potencial en todo México, se le debe también el despegue regional del juego ciencia, al que también contribuye su maestro Wílbert Villanueva, el más activo de los árbitros en Yucatán.

En el Grupo B, los campechanos José Canul Balán y Jesús Alejandro Sosa Salazar hicieron el 1-2. En Sub 12 se coronó Axel Irat Aguilar Acosta; en Sub 10, Paul Rosales Campos y en Sub 8 Daniela María Mukul Aldana.

Más de veinte vistosos alfiles artesanales de barro recibieron los mejores en las categorías infantiles y a todos los participantes se les entregó un recuerdo de Dzemul: un llavero con la figura de alfil, elaborado con coco por una artesana de esa localidad.

COMUNICADO DE PRENSA




Volver arriba