Corona juzga que si reportaran groserías habría muchas expulsiones

MÉXICO  (Notimex).- Inconforme aún con su expulsión del pasado miércoles ante Tijuana, que lo privará de jugar la final de ida de la Concacaf Liga de Campeones ante Toluca, el portero de Cruz Azul, José de Jesús Corona, manifestó su desacuerdo por el motivo que originó su tarjeta roja.

El silbante del juego semifinal de vuelta de la Concachampions 2013-2014 entre la “Máquina’” y Xoloitzcuintles, Paul Enrique Delgadillo Haro, reportó al arquero por “utilizar lenguaje soez” y de ahí la sanción de un partido que deberá cumplir el martes próximo en el estadio Azul, en la ida de la final de éste certamen.

“Imagínate, en cada partido hay dimes y diretes, habría muchas expulsiones si eso fue lo que hice, y la verdad no voy a caer en el que: yo le dije y me dijo. La verdad son cosas que se quedan en la cancha. Me extrañó por ello, respeto la decisión de la Concacaf, pero sí me extrañó que se haya ido por ese lado”.

Lo único que lo dejó un poco tranquilo es que la sanción que le aplicaron fue de sólo un partido, por lo cual podrá estar disponible para la final de vuelta, el miércoles 23 de abril, a disputarse en el estadio Nemesio Díez.

“Ya habría sido el colmo que fueran los dos, pero, por otro lado, estamos preparándonos, trabajando y seguiremos de esa manera. Creo que he venido haciendo las cosas bien, me siento con mucha confianza, pero Memo (Guillermo Allison) también es un gran arquero y el equipo no debe resentir mi ausencia”, indicó esta noche.

Explicó que iba rumbo a la concentración de la ‘Máquina’ para el partido de esta tarde ante Pachuca cuando se enteró que no había procedido la apelación de la directiva de la ‘Máquina’ para que no fuera sancionado y pudiera jugar el próximo martes.

“Sí me entristeció un poco, pero son decisiones que allá se toman, ya no se puede hacer algo más, pero hay que seguir adelante, hay que apoyar a los compañeros incondicionalmente, vamos a estar en las gradas y estaremos con ellos”.

“Sabemos que hay que sobreponerse a todo ello, ser mejor que el rival y sobreponerse a las decisiones arbitrales que puedan afectarnos”, señaló.

Luego calificar la agresión del defensa central argentino Hernán Darío Pellerano, un escupitajo, como una equivocación, reclamó la actitud del silbante Paul Delgadillo. “Lo que a mí se me hizo injusto fue que reaccionara el árbitro en mi contra. Se hace raro que haya decisiones arbitrales en contra de nuestro equipo”.

El tapatío expuso que se siente tranquilo ante las muestras de apoyo de sus compañeros de club y de profesión, así como de la total creencia en su inocencia del técnico de la selección, Miguel Herrera, y del director de la Comisión de Selecciones Nacionales, Ricardo Peláez, respecto de su expulsión en el choque ante Xoloitzcuintles.

Expuso que ahora deberán respaldar al joven canterano Guillermo Allison, quien será el titular en la ida de la final del certamen de Concacaf el próximo martes, certamen que dará el pase al campeón como representante de la Confederación Norte Centroamericana y del Caribe de Futbol al Mundial de Clubes de diciembre próximo.

‘Toda la confianza, es un gran arquero, con muchas condiciones, muchas cualidades y tenemos plena confianza de que va a hacer las cosas muy bien. Ha venido trabajando de muy buena manera y tiene el respaldo de todo el equipo. Estoy seguro que va a hacer las cosas muy bien’, expuso.

Etiquetas:,