Convivencia de enorme tradición

Los 2 equipos posaron para la fotografía del recuerdo, tras el juego

Cada año, los veteranos de Azcapotzalco vienen a Mérida para convivir y jugar béisbol con jugadores de su época. Lo importante en esos choques no es ganar.

Por eso, el lunes pasado, en el enfrentamiento entre los veteranos de la Dolores Otero y los de Azcapotzalco, el empate a 12 carreras fue un justo premio al esfuerzo de ambos.Los anfitriones tomaron ventaja en la primera entrada, 2-0, y la aumentaron en la tercera, 4-0, sobre los disparos de Abel Morales, abridor de los Chintololos.

Por la Dolores Otero abrió David Arceo, seguido de Enrique Luna, a quien los de Azcapotzalco le hicieron un registro en la quinta, y cinco más en la sexta, lo que igualó las cosas a seis.

Los visitantes se adelantaron en la octava entrada, y en su salida, los de la Dolores Otero empataron de forma dramática, gracias doble de dos carreras de Oscar Lavadores. Al final, se reconoció a los visitantes, y llegó la esperada convivencia.




Volver arriba