Conocen triquis a Mickey Mouse

Cumplen en Los Ángeles el sueño de cualquier niño

Niños triquis son recibidos como héroes en Los Ángeles

Niños triquis son recibidos como héroes en Los Ángeles

LOS ÁNGELES (AP).- Su itinerario en California es el sueño para cualquier niño de 10 años: Disneylandia, un partido de los Lakers y una visita a la playa de Santa Mónica.

Pero la mayoría de los jugadores del equipo triqui, de las montañas de Oaxaca, ni siquiera conocen a Mickey Mouse. Crecieron en pueblos aislados, y para ellos, el basquetbol es una ventana al mundo. En sus poblados en Oaxaca los jóvenes son tan pobres que aprenden a jugar descalzos. Pero anteayer, todos calzaban unas zapatillas cuando tuvieron la oportunidad de saludar a los jugadores de los Lakers.

Y después de ganar un torneo internacional en Argentina, en el que jugaron descalzos, se convirtieron en todas unas figuras internacionales. Algunos les llaman incluso los “gigantes descalzos de la montaña”.”Aunque tienen que luchar contra todo, estos niños demostraron su fortaleza en la cancha y ganaron”, comentó Gerardo Vázquez, presidente de la federación de grupos de migrantes oaxaqueños en el sur de California.”Le demostraron al mundo que, a pesar de sus circunstancias, son un rayo de esperanza para los oaxaqueños y los mexicanos”.

Aunque el fútbol es el deporte más popular en México, en las montañas de Oaxaca hay más canchas de basquetbol que de fútbol. Algunos dicen que el deporte moderno se parece al deporte ceremonial de “ulama” que practicaban algunas culturas prehispánicas. Los niños de entre siete y 11 años viven en un internado en el sur de México, estudian español y su lengua nativa triqui, y realizan prácticas diarias de tres horas.

Los 17 jugadores provienen de algunas de las zonas más pobres, donde “parece que estuviesen en el siglo XVIII”, relató Sergio Zúñiga, entrenador del equipo y fundador de la Academia de Baloncesto Indígena de México, en la ciudad de Oaxaca.

“No es raro ver a niños que sólo tienen una comida al día, compartiendo un plato de frijoles y una tortilla entre tres”, comentó Zúñiga.Zúñiga dijo que su programa utiliza el basquetbol para enseñar disciplina y orgullo, y para ayudar a los niños a graduarse de la secundaria e incluso acudir a la universidad.

En su primera gira por Estados Unidos, los niños enfrentan a equipos de escuelas católicas de la zona de Los Ángeles, ligas amateurs e incluso un equipo de periodistas de habla hispana. Llegaron a California el martes y regresarán a México después de Navidad.

Los niños usualmente son de menor estatura que sus oponentes. Zúñiga y los otros entrenadores, maestros y trabajadores sociales no pueden hacer nada para cambiar su genética, e incluso los de 11 años son mucho más pequeños que los oponentes.El miércoles por la noche, mientras Zúñiga gritaba desde la banca en español y triqui, los niños se esforzaban al máximo y finalmente vencieron al equipo del barrio de Woodland Hills de Los Ángeles.

Tobías de Jesús Bautista, de 11 años, dijo que no se intimida por el tamaño de los rivales. “Tenemos que esforzarnos al doble, o al triple”, relató. “Pero creo que podemos compensar nuestra estatura concentrándonos en los tiros libres, estando en mejor condición física y estando más seguros de lo que hacemos. Podemos cumplir nuestros sueños”.

Niños triquis | En corto

Tras saltar a la fama, algunos les llaman los “gigantes descalzos de la montaña”.

Escaparate

Después de ganar un torneo en Argentina, en el que jugaron descalzos, se convirtieron en celebridades internacionales.

Ejemplo

“Son un rayo de esperanza para los oaxaqueños y los mexicanos”, dijo Gerardo Vázquez, presidente de la federación de grupos de migrantes oaxaqueños en el sur de California.




Volver arriba