Greipel estrena el maillot rojo con un poderoso esprínt

Greipel estrena el maillot rojo con un poderoso esprínt

NASEEM GARDEN (EFE).— El alemán André Greipel (Lotto-Belisol) ha sido el encargado de estrenar el maillot rojo de líder del Tour de Omán al mostrar una clara superioridad al esprínt en la primera etapa, que se disputó con calor y ritmo lento entre As Suwayq Castle y Naseem Garden, de 164,5 kilómetros.

“El Gorila”, de 31 años, se mostró poderoso en la recta de meta y alzó los brazos por delante del australiano Leigh Howard (Orica-GreenEdge) y del italiano Nicola Ruffoni (Bardiani), que cedieron al impulso de la locomotora de Rostock, como el belga Tom Boonen (Omega), que perdió su primer pulso individual con Greipel.

El ciclista germano estuvo protegido por un poderoso Lotto que controló los últimos kilómetros preparando la llegada de su velocista, con una superioridad que puso en bandeja su cuarta victoria de la temporada.

De esta forma Greipel subió al podio a enfundarse la camiseta roja que distingue al líder del Tour de Omán, que defenderá en la segunda etapa con 4 segundos de ventaja sobre Howard y 6 respecto a Ruffoni.

La etapa fue “lenta y tranquila”, como reflejaba el español Joaquim “Purito” Rodríguez en meta, con una media que nunca superó los 40 por hora, pero a falta de 30 kilómetros el pelotón se estiró con los equipos de los velocistas interesados en echar abajo la escapada de la jornada.

Una fuga que desde temprano protagonizaron los belgas Van Hecke y Wallays y los italianos Nicola Boem (Bardiani) y Alessandro Bazzana (UnitedHealthCare), que fueron valientes en el kilómetro 10 y lograron despegarse del grupo hasta una distancia máxima de 5 minutos.

Pero no era un día para los aventureros, de ahí que el Lotto de Greipel y la Francaise de Nacer Bouhanni no permitieran que la ventaja de los escapados se marchara de las manos.

A 13 kilómetros de meta el pelotón se echó encima del cuarteto de vanguardia. El Belkin trató de controlar las operaciones en cabeza, pero el Lotto puso en marcha una maquinaria que no encontró respuesta en ningún equipo. Era cuestión de imponer la ley del más fuerte, y éste fue André Greipel.

No tomó la salida Thibaut Pinot. El líder de La Francaise des Jeux y una de las máximas esperanzas del ciclismo galo quedó fuera de combate debido a una amigdalitis.

Mañana se disputa la segunda etapa entre Al Bustan y Quriyat, de 139.- Carlos de Torres




Volver arriba