Tiempo de reivindicación

Pacquiao y Bradley, con cuentas por saldar sobre el ring

Manny Pacquiao (izquierda) se encara con Timothy Bradley luego del pesaje previo a su combate, ayer

Timothy Bradley nunca imaginó tener que vengar una victoria. Cuando el campeón de welter venció a Manny Pacquiao hace dos años, pensó por un instante que había alcanzado la cima del boxeo.

Ni siquiera había salido del cuadrilátero del MGM Grand Garden cuando se enteró de que prácticamente nadie estaba de acuerdo con los dos jueces que le dieron el triunfo por decisión dividida.

Luego de amenazas de muerte, depresión y una notable transformación personal, Bradley (31-0, 12 nocauts) regresa hoy a ese ring en Las Vegas, para una revancha contra el filipino.

“Siempre he creído que sólo hay una oportunidad, pero esta es mi segunda aquí”, dijo el norteamericano.

Manny Pacquiao, en cambio, estará peleando tanto ante Bradley como contra la popular percepción de que ha perdido su espíritu competitivo, trasladando su interés a la política y la compasión por encima del boxeo.

“Esta vez, creo que tendré que terminar el negocio antes de ponerme amistoso con él”, dijo Pacquiao. “Tenemos asuntos en el ring”.



Volver arriba