Sulaimán, 37 años en el CMB

Sulaimán, 37 años en el CMB

Las diabetes dan fin a una carrera larga y prolífica

2_170114p4josesulaimanphoto01

José Sulaimán Chagnón, presidente del Consejo Mundial de Boxeo durante casi cuatro décadas, y uno de los hombres que elevó los ingresos de este deporte a niveles estratosféricos, falleció ayer.

Su hijo Mauricio Sulaimán confirmó el deceso. Tenía 82 años de edad.

Sulaimán llevaba más de 100 días internado en el hospital de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) debido a problemas cardíacos y su salud se deterioró en los últimos días.

Su hijo no reveló a The Associated Press los motivos del deceso, pero el ex dirigente padecía serios problemas de diabetes.

El Consejo Mundial de Boxeo, organismo que Sulaimán presidió desde el 5 de septiembre de 1975 y hasta la fecha de su muerte, confirmó la noticia en un comunicado de prensa donde tampoco da detalle.

Sulaimán, uno de los más longevos dirigentes de un organismo deportivo a nivel mundial, nació en Ciudad Victoria, Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos, el 30 de mayo de 1931. De madre siria y padre libanés, Sulaimán solía relatar que había practicado el boxeo amateur y que había fungido como entrenador, promotor, réferi y juez. Sin embargo, se le recuerda mucho más como dirigente del pugilismo.

Desde los 16 años, formó parte de una comisión de boxeo en San Luis Potosí, vecino a Tamaulipas. En 1968, comenzó a trabajar con el CMB, donde tuvo un veloz ascenso. Fue electo presidente del organismo el 5 de septiembre de 1975 en la Convención de Túnez y permaneció en el cargo hasta la fecha de su muerte.

A Sulaimán se le atribuyen cambios de reglas que ayudaron a mejorar este deporte y a proteger un poco más la integridad de los púgiles. Entre esas modificaciones figuró la reducción en el número de asaltos, de 15 a 12, y la realización de los pesajes oficiales 24 horas antes de los combates. Sulaimán también es responsable de crear más divisiones y títulos en busca de generar más ganancias, algo que fue criticado por sus detractores.

En diciembre de 2011, durante la 49 Asamblea del CMB, Sulaimán consiguió la aprobación de la repetición instantánea entre cada round para corregir decisiones erróneas y darle credibilidad a un deporte donde los fallos de los jueces han sido motivo de constante polémica.

“Estoy contento por la repetición instantánea porque va a prevenir muchas injusticias que se dieron en el pasado”, dijo Sulaimán durante la convención que se realizó en Las Vegas. Otra regla aprobada recientemente fue hacer público el conteo de los jueces entre el cuarto y el octavo asalto para transparentar el resultado de los combates.

Sulaimán era miembro del Salón de la Fama del Boxeo Mundial desde 2006.

En sus últimos años al frente del organismo, Sulaimán se embarcó en enfrentamientos verbales contra dos de los promotores más famosos del boxeo. En 2010 tuvo una diferencia con Don King porque el promotor quería que el ucraniano Vitali Klitschko realizara una defensa obligatoria de su cetro ante un boxeador a quien él representaba. Sulaimán quería que fuera una defensa opcional. El conflicto alcanzó tales proporciones que el dirigente mexicano anunció su renuncia al CMB, aunque después se retractó. “Si mis amigos no me pueden comprender, entonces renuncio, me voy”, dijo Sulaimán durante la 48va asamblea del organismo, que esa vez fue realizada en Cancún, México. A finales de 2011, entabló una guerra de declaraciones con Bob Arum luego de una pelea en la que el filipino Manny Pacquiao venció al mexicano Juan Manuel Márquez. “Sé que Bob Arum es uno de los más grandes promotores que ha existido, pero sé que no tiene clase ni sabe lo que es ser caballero. Si lo someten a cirugía de corazón, al abrirlo, los doctores no encontrarán nada”, dijo Sulaimán sobre su conflicto con el promotor estadounidense. La salud del dirigente se fue deteriorando y empezó a cancelar presentaciones públicas. Sin embargo, tuvo una activa presencia pública de cara al combate del 14 de septiembre del 2013, entre el estadounidense Floyd Mayweather Jr y el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez. Mientras la pelea era promovida en Estados Unidos y México, Sulaimán dijo que el estadounidense era amplio favorito. Álvarez le reprochó públicamente que desconfiara de las posibilidades de triunfo de un compatriota, y Sulaimán tachó al púgil mexicano de “grosero” e “infantil”. A unos días de la pelea, Sulaimán presentó un cinturón hecho de fino cuero italiano y oro, que se entregaría al ganador de la pelea. Se mostró conciliador con Álvarez y dijo que cualquiera podía ganar el combate. Finalmente, los primeros comentarios de Sulaimán fueron acertados, y Mayweather derrotó claramente al mexicano.




Volver arriba