Cloroformo y controversia

Ganan "Barretas" y Berchelt en La Inalámbrica

1 / 4


"Barretas" Pinzón conecta al "Bravo" Rosales, quien arriba aparece fulminado en una esquina en el desenlace de la pelea estelar ayer en el Complejo La Inalámbrica


Anoche la afición yucateca tuvo lo que quería de la pelea estelar: espectáculo, lo que dejó atrás los sinsabores por las dudosas decisiones de los jueces, o la mismísima victoria de Miguel Berchelt, la cual no convenció a nadie.

Y es que una vez más el yucateco José “Barretas” Pinzón fue genio y figura, pues si bien mostró mejor condición física, y su acostumbrada valentía y poder de puños, al final de nuevo padeció de su eterno problema: la defensa, ya que le entró todo lo que le lanzaron.

La victoria 25 de la carrera de Pinzón, tras imponerse por nocaut a los 2:55′ del séptimo episodio al potosino Michel “Bravo” Rosales, estuvo llena de emociones, pasiones desbordadas y nerviosismo, porque el vecino del Chembech tuvo a su rival en la lona, pero lo dejó vivir y eso lo metió en problemas.

“Barretas” mandó a la lona a Rosales en el primero, con un gancho de zurda, pero al potosino lo salvó la campana. En el segundo, volvió a imponer el poder de sus puños y tuvo al “Bravo” cerca del nocaut, pero se cansó. Rosales se recuperó y mantuvo un intercambio de metralla, sin defensa de por medio, y poco a poco emparejó la pelea.

Pinzón pasó problemas hasta que en el séptimo conectó con un potente oper de zurda y Rosales cayó. Aunque se levantó, ya no pudo seguir por los estragos del impacto.

El que no tuvo el regreso esperado fue Berchelt, quien si bien ganó por nocaut técnico a los 2:28′ del tercer rollo al nayarita Armando Mariscal, un auténtico bulto, la realidad es que dejó que desear, inseguro tras su anterior pelea, cuando perdió el invicto.

El quintanarroense no fue aquel boxeador lleno de virtudes de otras noches. Se notó desconfiado y fuera de ritmo. El triunfo debe tomarlo con tranquilidad. Pareció que el rival se cayó cuando quiso.

Una de las decisiones que molestaron al público fue en la pelea en la que el capitalino Ariel Guzmán le dio un baile al yucateco Júnior Granados, a quien su valentía no lo salvó, aunque si los jueces que dieron un empate a ocho episodios en peso mosca.

Guzmán fue mejor, en todos los sentidos, con más idea sobre el ring, siempre tirando y alejándose al desesperado Júnior, quien debió acreditarse su segundo revés de su carrera, pero no fue así.

El vallisoletano Miguel “Joyita” Herrera también triunfó de forma dudosa ante el empeñoso Víctor “Pony” Koh, y otra decisión que no gustó fue la que ganó de forma dividida Ulises “Condorito” Martín sobre de Martín “Cachorro” May, quien mereció mejor suerte.

Oscar Arjona venció por decisión técnica al carmelita “Maromerito” Ramos; el quintanarroense José “Chabelo” Gómez venció al yucateco “Chano” Segovia, y Miguel Tique a Joel Ruiz.- Hérbert O. Martínez Fuente




Volver arriba