Yucatán: la misma historia

Rubén Rivera, el verdugo de los melenudos: 10-7

El león Edson García batea su 4o. triple del año, ayer en "Aguas"

Siempre algo pasa y los Leones de Yucatán pierden. Anoche tuvieron mánager interino, Juan de Dios Chávez, pero el resultado fue igual: una derrota.

Los Leones se van soltando la melena poco a poco a la ofensiva, pero siguen dejando corredores en posición anotadora y su pitcheo se vio ayer inestable, lo que aprovecharon los Rieleros para vencerlos 10-7 en el primero de la serie en el Parque “Alberto Romo Chávez” de Aguascalientes.

Rubén Rivera fue el verdugo de las fieras. El panameño se convirtió en una pesadilla para Yucatán al disparar tres cuadrangulares y terminar la jornada con cuatro impulsadas.

Aguascalientes se colgó de un racimo jugoso de siete anotaciones en la segunda entrada, en la que explotó el abridor Jonathan Castellanos, para encaminarse a la victoria, que permitió dejar a sus rivales como el peor equipo de la Liga Mexicana.

Los Leones pelearon, cabe decir, pero siempre dejaron ir opciones de anotar. Se fueron de 11-2 con gente en posición de anotar y eso les pesó, como ha sido a lo largo de la temporada 2014.

De hecho, batearon 12 imparables. Uno fue jonrón de Carlos Valencia, quien reapareció tras un día de descanso. El “Chapis” se fue de 4-2, con tres impulsadas.

Brian Barden disparó dos neutrales. El estadounidense lleva buen ritmo desde que se unió a la manada.

Pero Yucatán necesita con urgencia agarrar regularidad. La temporada se va haciendo adulta y no se ve que haya conexión en todas sus filas para aspirar a ganar.

Hoy, informó la Liga Mexicana, el boricua Orlando Sánchez tomará las riendas y dirigirá su primer juego, ante un rival que anoche también tuvo piloto interino, Adulfo Camacho, quien tomó el sitio de Leo Rodríguez. Hoy los Rieleros anunciarán a su nuevo timonel.

Ayer, Saltillo venció a los Tigres, 5-4; Tabasco a Reynosa, 2-1; Veracruz a Monterrey, 5-2; Diablos a Campeche, 12-7, y Laguna a Puebla, 16-6.- Gaspar Silveira




Volver arriba