Un feliz 60 aniversario

Yucatán celebra su estreno en la Mexicana con su primer éxito del año como visitante

Carlos Mendívil enfría al diablo Emanuel Avila, ayer por la tarde en el Foro Sol

Igual que cuando debutaron en la Liga Mexicana hace 60 años, los Leones de Yucatán ganaron.

Pero la de ayer fue una victoria de oxígeno puro en una situación en la que ganar era realmente urgente.

Apoyados en una sólida labor de sus lanzadores y haciendo las cosas bien (igual que les salieron bien en el momento oportuno), los melenudos derrotaron 4-3 a los Diablos Rojos para evitar ser barridos en el Foro Sol y colocarse por fin en el casillero de triunfos como visitantes. Eran seis derrotas seguidas que llevaban los Leones en la temporada, en la que los focos rojos siguen encendidos.

Javier Martínez trabajó seis entradas en buena forma y mereció su primer éxito del año, pero los errores le privaron de lograrlo. Ganó Jesús Barraza, quien sacó bien la séptima, y luego treparon a la loma Ricardo Gómez y Luis Vizcaíno, quienes preservaron el triunfo de los melenudos, aunque se metieron en serios problemas.

Quedó de manifiesto que cuando Yucatán llegue a la octava con ventaja será muy difícil que pierda.

Pero igual está claro que a los Leones les falta para carburar.

El tercero de la serie en el Foro Sol dejó ver que hay puntos muy importantes, como la segunda sólida apertura del “Escopetita”, quien aisló seis hits, ponchó a tres y firmó un pasaporte. Barraza, quien se lució en la séptima, puede ser en un futuro cercano el preparador de las fieras.

Y a la ofensiva, Gil Velázquez volvió a ser clave, con bambinazo de dos registros. Edson García se fue de 4-2 y Carlos Valencia, aunque apenas batea para .158, disparó un sencillo remolcador de dos registros.

En la segunda entrada, tras una jugada de doble robo orquestada por Iván Araujo y el “Torito” Valenzuela, “El Chapis” elevó profundo para remolcar la de la quiniela. Pero se pensó lo peor en el cierre, pues el México se fue con todo al ataque, aunque “Escopetita” salió solamente con dos registros a cuestas. En los primeros partidos, los pingos se ensañaron con el pitcheo león precisamente en la segunda.

Jonrón de Velázquez volteó el marcador en la quinta, pero en la sexta, dos errores hicieron que el México empate. En la octava, Roberto Saucedo dio hit, Araujo se sacrificó y, tras el segundo aut, vino el hit de Valencia.

En la octava, con Gómez lanzando, los Diablos intentaron doble robo, pero se ponchó Iván Terrazas, Mendívil tiró a segunda para tratar de sacar al de segunda, pero Valencia se avivó y dobló a la goma, donde esperaron al que iba en veloz carrera.

Ahora, Yucatán viaja a Tijuana para enfrentarse a los Toros. Sigue una gira complicada, pero ya con el sabor del triunfo valioso, en una campaña de aniversario especial.- Gaspar Silveira




Volver arriba