Picotazo a los melenudos

Las fieras reciben un balde de agua fría en Puebla

Los Leones de Yucatán a la ofensiva, ayer ante los Pericos de Puebla

Los Leones sufrieron un duro revés en sus aspiraciones por abandonar el último lugar de la Zona Sur, luego de caer 11-7 en el primero de la serie frente a los Pericos de Puebla, en juego abreviado a siete entradas por la intensa lluvia presente en el Estadio Hermanos Serdán.

La lluvia en el Hermanos Serdán fue un balde de agua fría para la causa melenuda, ya que antes había detenido el partido en la segunda alta con la pizarra 5-1 a favor de las fieras.

Los Pericos vinieron de menos a más, luciendo poderío en las muñecas, y, para muestra, el grand slam de Carlos Ibarra en la baja de la quinta, que le dio la voltereta al partido, 9-6, ventaja que el cuadro de casa ya no dejaría e incluso incrementaría con dos rayitas más en la entrada siguiente.

LOS TIGRES de Quintana Roo aseguraron el primer juego de la serie en el estadio Eduardo Vasconcelos, frente a los Guerreros de Oaxaca, con una paliza de 21-6.

Los felinos rompieron un récord en la Liga Mexicana al recibir 18 bases por bolas en un juego de 9 entradas, el cual poseía Saltillo con 17 en 1999.

Los felinos capitalizaron el descontrol de los lanzadores bélicos durante las dos primeras entradas, para fabricar un rally de cinco carreras en cada acto. Durante ese lapso, los felinos recibieron un total de siete bases por bolas y tres wild pitches, y dispararon cinco imparables. Al final del partido, los actuales campeones sumaron un total de 18 indiscutibles.

Liga Mexicana | Detalles

Con ocho carreras en la tercera entrada, los Diablos vencieron 15-6 a Laguna.

Bate caliente

Japhet Amador lideró la ofensiva con tres hits en cinco visitas al plato para cuatro carreras.

Receso obligado

En la sexta entrada, se abrió un compás de espera por lluvia; el primero de la serie se reanudó 25 minutos después.

Más resultados

Los Olmecas derrotaron 7-3 a los Delfines y Monterrey, 18-16, a Aguascalientes. La neblina impidió el duelo Reynosa-Saltillo.




Volver arriba