Los Leones de Yucatán dejan el sótano

Los Leones de Yucatán dejan el sótano

Los Leones ganaron su primer partido en el Estadio Gasmart de Tijuana.- Foto cortesía Toros de Tijuana

Los Leones de Yucatán lograron una valiosa victoria en el Estadio Gasmart de Tijuana en la madrugada de este sábado, cuando parecía que tendrían una derrota más en su irregular arranque de temporada.

Luego de irse adelante temprano y encaminarse a lo que parecía una victoria segura, los melenudos despilfarraron una ventaja de 4-0 y fueron alcanzados en la octava entrada por los Toros tijuanenses, que de puro milagro, con una gran labor del relevista dominicano Luis Vizcaíno, se quedaron con casa llena en la novena.

Al final, el triunfo 5-4 de los Leones sobre los Toros luego de 11 entradas y 4 horas con 29 minutos de acción.

Buenas noticias para la cueva, si se toma en cuenta que los Leones dejaron de ser el peor equipo de la liga. Ahora, los que tienen el récord son precisamente los bureles, con 4-11. Las fieras tienen 5-10 y la Liga Mexicana los tiene colocados en el penúltimo sitio de la Zona Sur, adelante del Águila de Veracruz con la misma marca.

Otra buena: Carlos Valencia parece que ya salió del bache en el que se encontraba.

En el duelo del Viernes Santo se fue de 3-2, con dos anotadas y tres producidas. Sus hits fueron un doblete de terreno (se un bote se fue la bola tras la cerca del central) y un cuadrangular, su primero vestido de melenudo. Esa quizá fue una de las mejores noticias de la jornada para el cuadro de Matías Carrillo.

Ya de por sí para todos el que Tijuana esté en la Liga Mexicana de Béisbol es complicado.

Para unos, por las distancias. Yucatán y Tigres van de frontera a frontera cuando les toca jugar en Tijuana. Son las distancias más largas que tienen que recorrer los equipos de la Liga Mexicana para sus partidos en el Estadio Gasmart.

Y para los medios de comunicación, igual: Tijuana tiene dos horas de diferencia con respecto de la zona centro del país. Así, el primer choque Leones-Toros comenzó a las 7 de la noche de Tijuana, 9 de la noche de Mérida y, aunque los cronistas tijuanenses comentaron que el duelo terminó en una hora a modo “para una buena cena y pasear”, en realidad al otro lado del país ya era de madrugada.: el último aut cayó a la 1:29 del sábado. El horario del Pacífico es mortal para los del Centro (dos horas menos).

De hecho, todo parecía en cuanto a tranquilo. Los Leones caminaban bien rumbo a la victoria y, para los que trabajamos en medios, iban también “de acuerdo” a como se lleva la duración de un juego de nueve entradas, con tres horas en promedio.

Pero el pitcheo león se metió en problemas en la parte final y se prolongó en demasía todo.

Tijuana se acercó poco a poco, casi empata en la novena, pero el relevista Ricardo Gómez apretó clavijas y no dio opciones. Ocho entradas completas a la media noche en Mérida.

En la novena, Luis Vizcaíno, el as del bulpén de los Leones, entró por su cuarto salvamento, pero su inicio fue malo y casi se le viene el mundo encima.

Tijuana empató con doblete de Eduardo Arredondo y un error de Vizcaíno al tirar mal en un toque de bola, que, además, dejó corredor en tercera sin aut.

Matías Carrillo se la jugó de manera increíble y, por fortuna, salió del atolladero. Ordenó dos bases intencionales para llenar la casa y cerró su cuadro.

Vizcaíno entonces ponchó a los dos siguientes bateadores, Randy Ruiz y Héctor Hernández, y dominó al emergente Jesús Valenzuela con rodado a la intermedia para mandar el duelo a entradas extra, ya con un nuevo día en Mérida, a las 10 de la noche de Tijuana.

En la undécima, Valencia se embasó por error del tercera base y Héctor Páez fue golpeado. Rodado de Edson García adelantó al “Chapis” a la antesala, desde donde anotó con rodado de Gil Velázquez que se fue al central.

El cierre fue también de sobresaltos para los Leones y su bulpén.

El relevista Jahir Pérez transfirió a su primer enemigo y, tras toque de sacrificio que avanzó al corredor, dio nueva base, a Jesse Gutiérrez. Pero el joven Pérez se fajó como los buenos y ponchó a Randy Ruiz, para luego obligar a Héctor Hernández a elevar al prado izquierdo para el último aut.

Para entonces, eran ya la 1:29 de la madrugada, tiempo de Mérida. El partido había comenzado a las 9 de la noche en punto (7 de Tijuana).

Nuestro cierre de edición normal es a las 12 de la noche. Jugar con horario del Pacífico nos impidió tener el resultado en la edición impresa de Diario de Yucatán, que tiene como objetivo central llegar a tiempo a las manos de nuestros lectores.- Gaspar Silveira Malaver




Volver arriba