Hora de decisiones

Jesús Barraza, en el relevo
1 / 2


Jesús Barraza, en el relevo
Edson García, ante los Rieleros


Por Gaspar Silveira

Muchos peloteros están en el Salón de la Fama con estadísticas ofensivas amazadas en escenarios propicios para los bateadores. Eso no quiere decir que son malos a la ofensiva, sino que combinan sus cualidades con las bondades de sus parques de pelota.

Cuando anunciaron que llegaban Carlos Valencia pensé en eso. “Chapis” ha sido uno de los mejores de los últimos años, pero jugando en el Foro Sol. Luis Fonseca, igual: despedazó la pelota en Navojoa, pero la casa de los Mayos es una cosa y el Kukulcán, otra.

Algo pasa en Mérida. Algo ocurre que Valencia no pasa de los .200, y Fonseca no se concentra. Con los Leones simplemente no han hecho nada. La gente, que pese a perder y no verse consistentes, sigue yendo al estadio, pero ya se están metiendo fuerte con los dos.

No sé si es el Kukulcán, o qué sea, pero los dos están lejos de lo que se habló y se conoce de ellos.

¿Cuánto esperarán por los dos o cuánto tardarán ambos en despertar?

La afición ya los conoció y entre su desesperación y displicencia están desesperando a los fans.

Por otro lado, los lanzadores están al cincuenta por ciento, digámoslo así. Los abridores están cumpliendo casi siempre, con actuaciones sólidas de cinco o seis entradas, pero donde está el problema es en el primer relevo.

Y dos detalles más.

Edson García, lamentablemente, estaba listo este año para ser un suplente. Pero la inesperada lesión de Ricardo Serrano le hizo entrar al papel de protagonista, pero la presión de ser primer bate le está absorbiendo demasiado. Quizá Iván Araujo pueda tomar el rol de abrir la alineación. Edson ha cumplido dentro de sus posibilidades (arriba del promedio quizá), pero no es primer bate.

Y el otro, Matías Carrillo decidió desde antes de la temporada que sus abridores irían a seis entradas como máximo. Su coach Santos Hernández dijo que con cinco le bastaban. Pero muchas de las derrotas se han dado entre la sexta y la séptima, por fallos, reiteramos, del primer relevo.

Algo hay que hacerse en ese punto. De nada sirve el lujo que son Ricardo Gómez y Luis Vizcaíno si no llegan con ventaja que preservar.

Todo eso se vio en la semana que terminó. Aporte nulo de Fonseca y Valencia, titubeante e inefectivo el relevo largo (anteanoche, pelotazo con casa llena al primer enemigo) y mucha carga forzada a Edson.

De cuatro derrotas, pudieron ser sólo dos.

Comienza otra dura semana en gira. Y si se sigue aguantando, para luego puede ser tarde. Los Leones tienen el peor récord, aunque ya mostraron cierta mejoría. De eso no hay duda.




Volver arriba