Explotan los melenudos

El melenudo Francisco Félix estuvo intratable ayer

Los Leones de Yucatán explotaron como no habían hecho en toda la temporada y brindaron un gran regalo a las madres en su día, tras vencer 12-3 a los Toros de Tijuana, para así, llegar a cinco victorias al hilo y de paso asegurar su segunda serie al hilo.

La mejor racha de los Leones en la presente temporada podría tener broche de oro hoy al jugarse el tercer duelo ante los Toros en el Kukulcán.

En su mejor momento desde la llegada del mánager Orlando Sánchez, los selváticos batearon 16 imparables, siete de ellos en la quinta entrada, en la que sorprendieron gratamente a los 7,272 aficionados que asistieron al encuentro, al anotar un jugoso racimo de diez carreras. Allí hicieron explotar a Wálter Silva, un lanzador que se convirtió en polémico para la afición local después de que no se unió a los melenudos.

En ese quinto episodio el gran héroe fue el venezolano René Reyes, quien bateó jonrón con la casa llena (anotaron Brian Barden, Iván Aráujo y Gil Velázquez).

Luego, un error hizo que Roberto Saucedo anote una más, doble de Carlos “Chapis” Valencia produjo otra, biangular de Barden impulsó dos más, y el ataque se acabó con un cuadrangular, con uno a bordo, de Héctor Páez. En ese episodio batearon 13 melenudos. A las fieras en el Foro Sol les anotaron grandes racimos y en otros duelos habían pasado apuros por violentos ataques. Ahora, les tocó hacerlo.

Antes de ese acto, el partido era reñido, pues los selváticos tomaron ventaja en la tercer entrada con sencillo productor de Gil Velázquez, pero los bureles empataron a uno en la cuarta, con hit de Héctor Hernández, y luego se fueron adelante 2-1 en la quinta alta, con el elevado de sacrificio de Eduardo “Mosco” Arredondo.

Luego de eso, el mundo se le vino encima al derrotado Silva, a quien la gente presionó con silbidos, pero el mazatleco se metió él mismo en problemas, además de que su cuadro le cometió dos costosos errores que hizo que ponga sus números en un triunfo y seis derrotas.- Hérbert O. Martínez Fuente




Volver arriba