Cacería de dopados

Castigan a Cabrera, Abercrombie, Díaz y Owens en la LMB

Jerry Owens fue campeón de bateo con Hermosillo en la Liga del Pacífico antes de llegar a los Tigres

La Liga Mexicana sacudió sus cimientos ayer con una noticia que dejará a varias estrellas de la actual temporada fuera de circulación.

Reggie Abrecrombie, de los Broncos de Reynosa, y Alex Cabrera, el rey de los bambinazos de Japón y registrado con el Águila de Veracruz, aparecen en una lista de jugadores suspendidos por dopaje, entre sorpresas.

Se informó que quedan fuera toda la temporada y no podrán ser contratados por ningún equipo sin aprobación de la LMB.

Otro sancionado es el mexicano Carlos Zúñiga, quien apenas la noche del miércoles lanzó con los Saraperos de Saltillo ante los Leones.

En su comunicado, la LMB señala que ha realizado 157 exámenes antidoping a jugadores de los 16 equipos. El laboratorio de la Comisión Nacional del Cultura Física y Deporte (Conade) entregó 137 resultados, de los cuales cinco resultaron positivos.

El reporte dice que Alex Cabrera arrojó positivo a estanozolol; Jerry Owens, de Tigres de Quintana Roo y campeón de bateo en la Mexicana del Pacífico, usó estupefacientes; Abercrombie, de los Acereros de Monclova, tuvo sustancia enmascarante, igual que Víctor Díaz (ya dado de baja), de los Broncos de Reynosa. Zúñiga, de los Saraperos, se le pescó con anabolizante y le suspendieron por 50 partidos.

Reacciones

Ayer por la tarde, la directiva del Aguila salió en defensa de Cabrera. Solicitó a la Liga Mexicana que abra la prueba B e incluso el propio jugador pidió estar presente, además de que pidió, “de ser necesario”, otro examen. El venezolano aseguró al presidente de su club que jamás se ha inyectado alguna sustancia prohibida “ya que no pondría en riesgo mi carrera de muchos años en el béisbol”.

No es la primera vez que Cabrera es asociado con el uso de sustancias prohibidas. Su nombre fue uno de 89 incluidos en el “Reporte Mitchell”, una investigación independiente sobre el dopaje en las Mayores en 2007.- Gaspar Silveira Malaver




Volver arriba