Al fin un rugido en Puebla

Castellanos se luce en el montículo y se evita la barrida

Mike Bianucci es felicitado por Carlos Valencia (5) tras batear jonrón

Ayer a los Leones les tocó venir de atrás, pero cuando tomaron la ventaja, aguantaron para ganar.

Mike Bianucci por fin bateó su primer hit con los melenudos, un cuadrangular, y también la sacó del parque Fernando Valenzuela en un ataque de 18 imparables que permitió a Yucatán vencer 10-7 a los Pericos, evitando la barrida en el Parque “Hermanos Serdán” de Puebla.

En un estadio en el que los bateadores están en un paraíso, Jonathan Castellanos tuvo otra gran apertura y aisló apenas cuatro hits en seis actos y un tercio. Firmó un pasaporte y engomó a cuatro para poner su récord en 3-3, la mejor para cualquier abridor de Yucatán en una temporada que ha resultado difícil.

De paso, ayudó a los melenudos a mejorar su marca en 14-24, que sigue siendo la más baja en la Liga Mexicana esta temporada.

Lo que sí, Yucatán tiene mucho por mejorar, especialmente jugando de visitante, pues su marca en la actual campaña es de 4-15, también la peor en el circuito.

Pero el ataque ayudó a salir adelante en este duro compromiso en la Angelópolis, porque permitió a las fieras fincar una ventaja que fue suficiente.

Castellanos no comenzó fino y eso fue aprovechado por los Pericos para atacar en la primera entrada, en la que hicieron dos carreras y se temió que sería una noche como las anteriores.

Pero el Monterrey se creció al castigo y colgó ceros en los siguientes cinco casilleros ante un equipo lleno de cañoneros, camino a la victoria.- Gaspar Silveira

Leones | Detalles

Los Leones cerraron una gira por Puebla que les fue en todo momento complicada.

Apertura sólida

Castellanos se consolidó como el mejor abridor de las fieras.

Aportan todos

Todos los bateadores, salvo el siempre consistente Roberto Saucedo, batearon al menos a un imparable en el partido de anoche en el “Hermanos Serdán” de la Angelópolis.

Para hoy

Las fieras visitan hoy a Oaxaca, con Francisco Félix (1-4, 4.31).




Volver arriba