Los Spurs tienen la mesa puesta

Inevitable aroma a venganza ante LeBron y Miami

Tim Duncan, de los Spurs (izquierda), en un bloqueo ante Reggie Jackson, del Trueno

Como sucedió el año pasado, los Spurs de San Antonio volverán a buscar el título de la NBA ante el Heat de Miami y en espera de que ahora la balanza se incline a su favor.

San Antonio logró su pase a la final tras vencer al Trueno de Oklahoma City por 112-107, en el sexto partido de la serie final de la Conferencia Oeste y van por una final con sabor a revancha. El nuevo capítulo de la rivalidad comienza en casa de los Spurs la noche del jueves.

LeBron James será el líder de Miami para consagrar una buena temporada, a pesar de algunos altibajos en el trayecto, se pudo recuperar para contender por otra corona.

“Simplemente los dos mejores equipos están en la final”, dijo Dwyane Wade, quien se convirtió en uno de los mejores hombres al llevar a San Antonio a la pelea por el título.

La confianza en los jugadores de los Spurs es alta, pues gente como Tim Duncan ha dicho que cada uno de sus compañeros está dispuesto a ir con todo a partir del jueves próximo para estar en la búsqueda del título nacional.

“Fue una competencia difícil, pero al final logramos el objetivo de estar en la final, Miami no es un equipo sencillo, tiene gente con que hacer valer su condición de uno de los mejores equipos de la liga”, aseveró Duncan.

El Heat se consagró la temporada pasada para su segundo campeonato consecutivo, en una vibrante serie en la que necesitó una remontada para evitar caer eliminado en el sexto partido, y luego aprovechó una exhibición de 37 puntos y 12 rebotes de James para superar a los Spurs en el séptimo.

“Creo que nuestros jugadores aprendieron tras la derrota del año pasado”, dijo el entrenador de los Spurs, Gregg Popovich. “Yo lo llamo fortaleza. Creo que mostraron una increíble cantidad de fortaleza. Si puedo felicitar a mi propio equipo humildemente, creo que soportar esa dura derrota, especialmente el sexto juego, y recuperarse este año y volver a la misma posición, creo que eso es fortaleza”.

Serie histórica

Se trata de la primera vez que los mismos protagonistas repiten en la serie final desde que Chicago y Utah se toparon en 1997 y 1998.Los equipos se han enfrentado en tres ocasiones desde esa serie clásica de la campaña pasada, dos veces en la temporada regular y en otro encuentro de pretemporada en Miami, donde los Spurs reconocieron que el dolor de perder el séptimo partido en esa cancha todavía era real.Es casi como si quisieran sentir por momentos ese dolor. Popovich mostró a los Spurs imágenes de los últimos dos partidos durante la pretemporada, no tanto para abrir viejas heridas como para acelerar el proceso de curación.”Estábamos tratando de dejarlo a un lado, superar parte de eso, aprender de eso, y avanzar a partir de ahí”, dijo Duncan.San Antonio ganó 62 partidos en la temporada regular, la mejor marca de la liga. Una de esas victorias fue un triunfo por 24 puntos sobre Miami, en la misma cancha donde esta serie comenzará el jueves.

El Heat sabe lo que se siente querer venganza. Perdieron la final de 2011 ante Dallas, luego abrieron la temporada siguiente en cancha de los Mavericks y simplemente los arrollaron.

Chris Bosh lo calificó como “una motivación extra” para los Spurs. “Simplemente es algo con lo que tenemos que lidiar, y sabemos que van a estar muy entusiasmados, y que van a jugar buen baloncesto”, dijo Bosh.”Así que contra quien sea que juguemos, sólo tenemos que mantener igual nuestro enfoque y jugar buen baloncesto”.Mientras que los Spurs aseguraban su boleto al vencer a Oklahoma City el sábado en las finales del Oeste, el Heat tenía un día libre. James llevó a sus hijos a ver X-Men.De aquí al jueves, los vídeos con los mejores momentos de la pasada serie final se repetirán una y otra vez.El lanzamiento de Tony Parker -quien se perdió la segunda mitad del partido del sábado por una lesión en el tobillo izquierdo- para ganar el primer duelo en Miami para los Spurs; la volcada de James para que el Heat se distanciara en el segundo partido; el récord de triples del francotirador de San Antonio Danny Green; o el rebote de Bosh que llevó al lanzamiento de Ray Allen que salvó la temporada de Miami en el sexto juego.Todo eso sirvió para registrar una serie épica la pasada campaña.La repetición podría ser incluso mejor.- Notimex y AP




Volver arriba