Los Spurs enfrían al Heat en el primero

San Antonio gana con Tim Duncan en plan de héroe

1 / 2


Tim Duncan salta sobre el guardia del Heat, Ray Allen, en la victoria de San Antonio ayer 110-95. A la izquierda, LeBron James, de Miami, intenta encestar ante una fuerte marca


El aire acondicionado del AT&T Center falló. Con una temperatura superior a los 32 grados centígrados, San Antonio se encendió con ganas de revancha y apagó al Heat.

Los Spurs ganaron el primer partido de la serie final de la NBA, 110-95, a Miami.

Tim Duncan fue el mejor hombre de los Spurs, con 21 puntos y 10 rebotes, mientras que LeBron James, del Heat, tuvo 25 unidades.

Ambos equipos fueron fieles a su estilo, el Heat vulneró la canasta de San Antonio con disparos desde el perímetro y de larga distancia.

Los Spurs, por su parte, abrieron espacios en la defensiva de Miami y buscaron aislar al centro Tim Duncan para que no se imponga con su juego físico en la pintura.

Con fiereza

Al término de la primera mitad, los locales se fueron al frente en el marcador 54-49. Los rebotes comenzaron a ser un factor, 22 a favor de los Spurs y 17 para Miami.

Antes de finalizar el tercer cuarto, los Spurs ganaban 69-67, pero el veterano Ray Allen respondió para el Heat y logró seis puntos consecutivos sin respuestas del rival, los últimos dos por medio de una clavada espectacular en un rompimiento rápido.

Tras un gran triple de James, y una canasta debajo del aro de Splitter como respuesta, los de Miami tomaron la ventaja 78-74. Los Spurs, con un notable descontrol, tuvieron nueve pérdidas de balón en el periodo.

El último cuarto inició mal para San Antonio. Chris Bosh tomó el mando del Heat y logró dos canastas y un triple, con todo y falta de Tim Duncan, para que los visitantes se adelanten 85-79.

Pero, para mala suerte del Heat, LeBron abandonó el encuentro por lesión.

Los Spurs aprovecharon y anotaron seis triples, tres por conducto de Danny Green. Kawhi Leonard agregó dos y otro más fue de Tony Parker.

El segundo de la serie se juega el domingo en San Antonio.- EL UNIVERSAL




Volver arriba