Los Lakers respiran: vencen a Toronto

Los Lakers respiran: vencen a Toronto

Rodman estará un mes en un centro de rehabilitación

DeMar DeRozan (centro) de los Raptors, pasa un balón durante el partido contra Los Lakers

Nick Young reapareció tras una suspensión para anotar 29 puntos, el español Pau Gasol agregó 22 y los Lakers de Los Ángeles vencieron ayer a domicilio 112-106 a los Raptors de Toronto, para llevarse apenas su tercera victoria en 15 partidos.

Young, que fue suspendido el miércoles por lanzarle un puñetazo al base de Phoenix Goran Dragic, anotó 14 puntos en el cuarto período, cuando los Lakers remontaron un déficit de 19 puntos.

Los Ángeles ganó partidos consecutivos por primera vez desde que venció a Memphis el 17 de diciembre y a Minnesota el 20 de diciembre.

Ryan Kelly anotó 17 puntos en su primera salida como titular y Kendall Marshall contribuyó con 10 puntos y 11 asistencias. Los Lakers llegan a la mitad de la campaña con un récord de 16-25.

DeMar DeRozan encabezó a Toronto con 23 puntos, Kyle Lowry tuvo 21 y Patrick Patterson 17. Los Raptors habían ganado seis en fila en casa.

Al hospital

Dennis Rodman ingresó el fin de semana a un centro de rehabilitación donde permanecerá un mes para tratar su alcoholismo, informó el agente del ex deportista.

Darren Prince indicó a CNN que Rodman fue tratado en días anteriores de su adicción, que le causó algunos problemas en público recientemente. “Su nivel de consumo de alcohol ascendió a niveles que nadie había visto antes. Cuando regreso (de Corea del Norte) hablé con él de lo preocupado que estábamos”, indicó Prince, quien aseguró que el tratamiento se prolongará durante un mes.

Otras fuentes de la CNN indicaron que el centro donde se está tratando se encuentra en la costa este de Estados Unidos, aunque no ha trascendido el nombre.

Rodman protagonizó una embarazosa entrevista con la CNN a comienzos de este mes desde Corea del Norte, donde organizó un partido con ex estrellas de la NBA en honor al cumpleaños del líder norcoreano Kim Jong-un.

El ex jugador de los Pistones de Detroit y Toros de Chicago comenzó a proferir insultos y a gritar en la entrevista ante la atónita mirada de sus compañeros, que lo intentaban contener. Luego, Rodman atribuyó su salida de tono a haberse pasado con el alcohol.

La llamada “diplomacia del baloncesto” de Rodman en Corea del Norte le ha llevado en varias ocasiones al hermético régimen comunista, donde se ha reunido con Kim Jong-un, un líder aislado que no ha conseguido dar pasos hacia la distensión con Estados Unidos.A pesar de sus exabruptos, sus “piercings” y sus tatuajes, Rodman, de 52 años, ha conseguido acercarse a uno de los regímenes más opacos del mundo.Senadores estadounidenses como el republicano John McCain han dicho que el ex basquetbolista no es más que “un idiota” que hace un flaco favor a su país y desvía la atención de los abusos de los derechos humanos en Corea del Norte y el problema de proliferación nuclear.- EFE y AP




Volver arriba