Arranca el juicio: Oscar Pistorius se declara inocente

Arranca el juicio: Oscar Pistorius se declara inocente

"Escuché gritos espeluznantes", dice una testigo

Oscar Pistorius, al comienzo de su juicio en Pretoria, Sudáfrica. El atleta es acusado de matar a tiros a su novia, Reeva Steenkamp

PRETORIA, Sudáfrica (AP).- Antes de que sonasen cuatro disparos hubo gritos de mujer “espeluznantes”, declaró ayer la primer testigo en el juicio al atleta paralímpico Oscar Pistorius por asesinato, acusado de matar intencionalmente a su novia y no por accidente, como afirma él.

Michell Burger, una profesora universitaria que vive en un predio vecino a la comunidad cerrada donde residía Pistorius, dijo que ella y su marido despertaron al escuchar los gritos horas antes del amanecer del 14 de febrero del año pasado, cuando Pistorius mató a Reeva Steenkamp de cuatro disparos efectuados a través de la puerta de su baño.

“Nunca me había sentido tan desvalida en mi vida”, expresó Michell. “Sabía que algo terrible estaba sucediendo en esa casa”.

Pistorius admite haber matado a Reeva, pero ha dicho que cometió un terrible error al pensar que era un intruso peligroso en su casa.Los fiscales creen que el atleta de fama mundial, al que se le amputaron ambas piernas, le disparó a su novia después de una pelea y que de inmediato trató de montar una farsa para ocultar que tuvo una discusión fuerte antes de los disparos mortales.La vista fue transmitida en vivo por televisión, aunque Burger no fue enfocada a pedido suyo. Millones de personas pudieron seguir palmo a palmo el desarrollo de un juicio que ha captado casi tanta atención como el del estadounidense O.J. Simpson hace dos décadas.

Momentos antes del relato de la mujer, Pistorius se declaró inocente. Vestido con un traje gris oscuro y corbata negra, pasó de pie los primeros 30 minutos del primer día del juicio en el Tribunal Superior de Sudáfrica, antes de que el abogado defensor, Barry Roux, pidiera al juez permiso para que Pistorius se sentara.

Contradicción

El testimonio de Michell contradice la versión de los acontecimientos dada por Pistorius, porque él dijo que pensaba que Reeva estaba en la cama y él nunca habló de alguna mujer gritando.

“Fue muy traumático”, agregó Michell, hablando en afrikaans través de un intérprete y en respuesta a las preguntas del fiscal principal, Gerrie Nel. “Se podían oír gritos que hielan la sangre. No se puede traducir en palabras. La ansiedad en su voz y el miedo. Te dejan frío”.

En las primeras escaramuzas del juicio se trató de analizar si los gritos que escuchó la testigo fueron los de una mujer aterrorizada a punto de ser baleada, como afirman los fiscales, o los sollozos desesperados de Pistorius luego de darse cuenta de que había cometido un error fatal, como arguye la defensa.Michell vive a 180 metros de la casa de Pistorius y dice que los gritos la despertaron en la madrugada.”Eran unos gritos terribles, pedía ayuda a gritos”, expresó. Declaró que ella también escuchó a un hombre gritar en busca de ayuda antes de los disparos.El abogado de Pistorius abrió su interrogatorio preguntando a Michell si creía que Pistorius era un mentiroso. Ella no contestó directamente con un sí o un no.”Lo único que puedo decir es lo que escuché esa noche”, manifestó Michell, aunque luego agregó que “no podía entender cómo yo pude escuchar claramente los gritos de una mujer y el señor Pistorius no”.El abogado Roux trató de restarle mérito a su testimonio diciendo que lo que en realidad había escuchado fueron los gritos de Pistorius pidiendo ayuda y tratando de romper la puerta del baño con un bate de cricket.La mujer, sin embargo, no cedió terreno y afirmó que no tenía “la menor duda” de que escuchó los gritos de dos personas diferentes, incluidos los de una mujer, y luego cuatro disparos, primero uno y un momento después los otros tres.Sostuvo también que jamás confundiría el ruido de los disparos con el de los golpes con el bate para tratar de abrir la puerta, que estaba trabada.




Volver arriba