Calakmul, una joya llena de sorpresas por venir

Calakmul, una joya llena de sorpresas por venir

Zona arqueológica de Calakmul.- (Foto de www.visitmexico.com)

MÉXICO (EFE).- Pese a que es una de las zonas arqueológicas más ricas de México, la Antigua Ciudad Maya y los Bosques Tropicales Protegidos de Calakmul guardan cientos de sorpresas aún por descubrir tras el reconocimiento de la Unesco como un bien mixto.

“Es una región que guarda un potencial increíble todavía. En las prospecciones que se han hecho tenemos 48 sitios registrados y se tienen descritos de una forma somera”, dijo a Efe el experto Pedro Francisco Sánchez Nava.

“Habrá que pasar luego al proceso de exploración, de topografía, la riqueza arqueológica que hay ahí es inmensa”, aseguró el Coordinador Nacional de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La Unesco incluyó la semana pasada en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco como un bien mixto (natural y cultural) esta zona ubicada en el estado de Campeche, en el sureste mexicano, algo que abre la puerta hacia una mayor conservación.

“Estamos muy contentos y muy satisfechos porque este mecanismo nos garantiza en el futuro la investigación y la conservación de estos bienes”, ya que “este reconocimiento permite gestionar ante otras instancias los recursos” para estos trabajos, explicó Sánchez Nava.

Y es que a esta zona, dijo, le quedan “muchísimas sorpresas por venir”, ya que como es selva “se hace difícil hacer las prospecciones para localizar sitios”.

“Se han descubierto sitios con muchas estelas, con muchos altares, sitios muy complejos que permitirán entender desde el poblamiento de este área maya hasta su desarrollo, o las razones de su colapso y su caída”, aseguró el experto.

Las estelas, añadió, “son como páginas de un libro que nos irán dando la información para entender de manera integral por qué Calakmul llegó a ser tan importante”.

La Antigua Ciudad Maya de Calakmul ya estaba inscrita en la lista de la Unesco desde 2002 como bien cultural, pero esta nueva designación como bien mixto, la primera de una zona mexicana, amplía la superficie protegida de 3.000 a 331.397 hectáreas.

Y es que esta parte natural, destacó Sánchez Nava, es lo que la diferencia de otras zonas arqueológicas, pues los visitantes podrán disfrutar, además de los restos arqueológicos, de otras actividades como la observación de aves o plantas exóticas.

“La llegada (a la zona) no es sencilla, pero también eso le da cierto misterio y aventura”, dijo Sánchez Nava, quien explicó que gracias a la difusión del sitio a raíz de su inclusión en el lista como bien mixto habrá mayor número de visitantes.

Por ello, apuntó, será necesario diseñar rutas especiales de visita para no dañar el medioambiente.

Calakmul constituye el corazón de la zona en la que comenzó a consolidarse el desarrollo de una de las civilizaciones más espléndidas de la historia de la humanidad, la civilización maya.

Ésta alcanza su esplendor hacia el año 600 d.C., para caer de manera abrupta hacia el año 900 d.C., lo que generó el abandono de casi todos los asentamientos que florecieron en los bosques tropicales de Mesoamérica.

La región tuvo una ocupación continuada por más de 1,500 años, representando un ejemplo único para la formación y construcción de un grupo cultural en el que Calakmul puede tomarse como eje rector.

La zona conserva vestigios casi intactos del desarrollo de la civilización maya dentro de la selva tropical y, además, conserva otros elementos como sistemas de defensa, canteras, embalses o terrazas agrícolas, entre otros.

En cuanto a la naturaleza, el sitio es una importante zona de captación de agua y hay una gran biodiversidad y abundancia de especies de flora y fauna, algo que fue muy apreciado por los mayas, que lo representaron en sus pinturas, cerámicas, esculturas o rituales.- Paula Escalada Medrano




Volver arriba